Los importadores de autos en México que deseen solicitar una prórroga para la aplicación de las Reglas de Origen del T-MEC con el compromiso de que están trabajando por adaptarse a las nuevas medidas y de que una vez culminado el plazo, sus productos estarán listos para cumplir con el acuerdo.

En un acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación el pasado 30 de abril, la Secretaría de Economía detalla el procedimiento por el que los importadores de vehículos pueden solicitar su incorporación al Régimen de Transición Alternativo para ampliar de 3 a 5 años el plazo para cumplir con los lineamientos del acuerdo, y aplicará para el equivalente al 10% de la producción durante los 12 meses antes a la entrada en vigor del acuerdo o un promedio de la producción durante 36 meses antes de la entrada en vigor del mismo. No obstante, el productor puede solicitar ampliar este volumen.

“Un productor de vehículos deberá proporcionar una solicitud similar a los Estados Unidos o Canadá, bajo sus respectivos procedimientos, a efectos de tener la solicitud aceptada por cada una de las tres Partes del T-MEC”, invita el texto.

En los últimos 3 años, la venta de autos importados de Estados Unidos y Canadá ronda el 25% del total de autos vendidos en el país, mientras que los fabricados en el país representan alrededor del 14%, pero con una tendencia al alza en los últimos 2 años, de acuerdo con datos del Inegi.

El acuerdo explica que para solicitar la prórroga, los productores de autos de la región de Norteamérica tendrán que exponer un plan para cumplir las condiciones del T-MEC en materia de normas de origen, como valor de contenido regional y laboral.

Igualmente tendrán que presentar calendarios para ajustar su producción a las condiciones del acuerdo comercial así como documentos que acrediten que cumple con la compra de aluminio y acero en la región o bien que prueben que está en vías de transitar su proveeduría a negocios de la región.

Esta solicitud tendrá que presentarse antes del 1 de julio de 2020, fecha en que entra en vigor el T-MEC.

Este acuerdo se publicó en medio del paro que sufrió la industria automotriz a causa de la pandemia de Covid-19, que mantiene inactivas a la mayoría de las plantas en la región y que actualmente negocia con autoridades en los tres países para reanudar su producción.

Apenas la semana pasada, Toyota postergó su reactivación de actividades del 4 al 11 de mayo, mientras que Volkswagen continúa analizando esa fecha, de acuerdo con un reporte de Reuters. La alemana BMW hasta el viernes mantenía su propuesta de reabrir el lunes 4 de mayo en Estados Unidos, según la agencia informativa.

Ante esta circunstancia, industriales en EU y México han llamado a postergar la entrada en vigor del T-MEC para el 1 de enero de 2021, pero el gobierno estadounidense encabezado por Donald Trump se ha negado a este cambio.

Incluso, representantes de la industria en México han expresado que la industria podrá ajustarse a tiempo a las nuevas disposiciones de contenido regional del T-MEC, que eleva el valor de contenido regional de los vehículos, así como el valor de contenido laboral de 30 a 40% en los próximos 3 años.

“Desde el año pasado se ha estado trabajando en el tema de salarios del valor agregado de los componentes”, comentó José Luis Hortema, presidente del Clúster Laguna.

En tanto, Elisa Crespo, presidenta del Clúster en el Estado de México, consideró que si bien ven con buenos ojos que se plantee una prórroga, las empresas consideran poder lograr acomodarse a los nuevos requerimientos.

“Sería lo mejor (la prórroga), sin embargo han sido casi 2 años en donde las empresas han estado muy atentas para ver en qué terminaba este tema del T-MEC y estos anexos que se vinieron incluyendo, son grandes retos que tiene la industria para ello llegaron a acordarse que se implementan en este lapso de los 60 días, seguramente esto será gradual”, explicó.

Los residuos plásticos se han vuelto un gran problema en nuestras ciudades. Después de más de un mes de confinamiento, las normalmente bulliciosas calles de Kalamata, una ciudad griega al suroeste de Atenas, tradicionalmente conocida por sus aceitunas, están en gran parte vacías.

Como en el resto de Grecia, los habitantes de la ciudad costera solo pueden salir en circunstancias estrictas, como hacer ejercicio durante un tiempo breve y comprar comestibles. Pero los guantes, las toallitas y los frascos de desinfectante desechados, que emplean las personas para protegerse y proteger a los demás, aparecen esparcidos en parques, aceras y carreteras.

El problema no se limita a la pequeña ciudad griega. Residuos similares están causando problemas en metrópolis más grandes como Nueva York y Londres.

Incluso han llegado hasta las deshabitadas islas Soko, a pocas kilómetros de Hong Kong, China. Gary Stokes, del grupo conservacionista OceansAsia, encontró unas 100 mascarillas durante tres visitas realizadas a la playa.

“Hasta ahora no habíamos encontrado tantas mascarillas en un lugar tan remoto”, cuenta Stokes, quien sospecha que provienen de la cercana China o Hong Kong. “Cuando las encontramos, tan solo habían pasado entre seis y ocho semanas desde que se hubiera extendido su uso”, cuenta.

Impacto en la vida silvestre

Guantes desechables, mascarillas y otros equipos de protección individual (EPI) son fundamentales para quienes luchan contra la pandemia, pero también son muy utilizados por el público. Debido a que no siempre se eliminan adecuadamente, los ecologistas temen consecuencias negativas para la vida silvestre y la lucha contra la contaminación por plásticos.

“Si se tiran a la calle, cuando llueve, los guantes y las mascarillas terminan en el mar”, explica Anastasia Miliou, bióloga marina y directora de investigación del Instituto Archipiélago de Conservación Marina, con sede en Grecia.

Los problemas de gestión de residuos son sistémicos en Grecia, y por ello incluso los guantes y las mascarillas que se desechan a la basura pueden terminar en el medio ambiente. También en Hong Kong, donde la basura es rara, existen otras formas en que las mascarillas pueden llegar al mar, según Stokes.

“La gente va caminando, saca su cartera y del bolsillo cae accidentalmente una mascarilla”, explica, añadiendo que incluso si se echan a la basura, son lo suficientemente livianas como para volar. Y una vez que entran en el agua, representan una amenaza para la vida marina.

“En las aguas de Hong Kong, tenemos delfines rosados y tortugas verdes que pasan por este lugar”, alerta Stokes. “Un estudio publicado recientemente mostró que el plástico acaba poblándose de algas y bacterias cuando lleva tiempo suficiente en el agua y oliendo a comida para las tortugas”.

El reciclaje correcto de las mascarillas es un problema

Por otro lado, los EPI que no acaban en el medio ambiente ni en el mar, tampoco son necesariamente fáciles de tratar, según Joan Marc Simon, director ejecutivo de Zero Waste Europe, una ONG con sede en Bruselas.

Señala el plan de reciclaje europeo, según el cual los minoristas y productores pagan por la recogida y el tratamiento de los envases plásticos. Como los guantes no se consideran embalaje, no se pueden poner en los contenedores de reciclaje de los hogares, explica Simon.

Incluso los guantes de látex natural, no siempre son una opción ecológica, según Simon. Depende de los aditivos químicos utilizados en su producción, algunos de los cuales pueden dañar el medio ambiente cuando se descomponen.

Aunque es comprensible un retroceso en las prácticas de sostenibilidad en una crisis, dice Richard Thompson, profesor y director del Instituto Marino de la Universidad de Plymouth, abordar la crisis de los residuos plásticos significa no perder de vista el ciclo completo de un producto, desde su diseño hasta el final de su vida útil.

“Esto debería ser lo mismo tanto si se trata de una botella de limonada como de una mascarilla que se utiliza en un hospital”, señala Thompson. “Por supuesto, no ayuda que estemos en esta época de crisis, particularmente cuando todo el mundo quiere una mascarilla”.  

Aún así, la portavoz de la Comisión Europea para asuntos medioambientales, Vivian Loonela, declaró recientemente a EurActiv que es demasiado pronto para evaluar el impacto del coronavirus en la cantidad total de residuos plásticos generados en 2020.

¿Cuáles son las opciones sostenibles en esta pandemia?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo a DW que lavarse regularmente las manos ofrece mayor protección para frenar el contagio de la COVID-19 que el uso de guantes de goma cuando se está en áreas públicas, mientras que los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EU afirman que las mascarillas de tela lavables ofrecen la protección necesaria para el público.

A su vez, los EPI empleados en el sector sanitario en gran parte no son reciclables ni reutilizables, pero están surgiendo innovaciones sostenibles.

En EU., el fabricante de automóviles Ford está produciendo batas reutilizables a partir de materiales de los airbags que pueden lavarse hasta 50 veces, mientras que la Universidad de Nebraska está probando si la luz ultravioleta podría descontaminar y prolongar la vida de las mascarillas quirúrgicas y, por lo tanto, reducir los desechos.

Simon, de Zero Waste Europe, cree que los países no deberían tener que elegir entre la protección del medio ambiente o de la salud pública.

“Eso es lo que está sucediendo actualmente”, critica Simon. “En el futuro tenemos que asegurarnos de estar preparados para pandemias como esta y enfrentarnos a ellas de una manera sostenible. No tiene por qué ser una cosa a expensas de la otra”, concluye.

Petróleos Mexicanos (Pemex) perdió medio billón de pesos de enero a marzo de 2020, más que todas las pérdidas durante 2019. La cifra también es superior a todo su presupuesto de 2020.

La compañía que dirige Octavio Romero Oropeza reportó una pérdida de 562,250 millones de pesos (mdp) frente a los 346,000 mdp registradas el año pasado, de acuerdo con su reporte de resultados al primer trimestre de este año, enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Pemex dijo que la pérdida se explica principalmente por la debilidad del peso frente al dólar que ocasionó una pérdida cambiaria por 469,000 mdp.

“Esta partida de valuación o ‘virtual’, es decir, no implica salidas de flujo de efectivo”, declaró la compañía en el documento.

La empresa productiva del Estado recibió un presupuesto de 523,400 mdp para este año, según los criterios generales de política económica de Hacienda. La empresa reportó la semana pasada un recorte de 40,500 millones ante la crisis de precios que vive el sector petrolero.

Las ventas totales de la petrolera disminuyeron 20.3% a 320,000 mdp por las menores ventas nacionales y de exportación.

“Las variables más importantes que explican esta situación son la caída del precio de la mezcla mexicana de exportacion y menores precios de rerferencia de gasolinas y diésel”, comentó la empresa.

Las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones (EBITDA, por sus siglas en inglés) de Pemex se ubicaron en 53,000 mdp.

El estrés, el miedo y la ansiedad son algunos de los sentimientos que genera el confinamiento en casa tanto en niños como adultos provocados por la pandemia del coronavirus Covid-19. Por ello, en estos casos se recomienda al padre o madre que estén en constante comunicación para explicarles que es normal sentir miedo o preocupación y asegurarles que esta situación es temporal.

“Esta es una situación de crisis y los síntomas que vamos a estar presentando tanto adultos como niños es irritabilidad, ansiedad, van a ser más reactivos y quizá su reacción no tan asertiva ante las emociones de miedo y enojo; pueden tener periodos de tristeza porque extrañan a sus amigos o porque perdieron sus actividades extracurriculares. Por otro lado, el confinamiento los lleva a que el desarrollo motriz se vea impactado, no es lo mismo tener un patio escolar, una alberca para hacer la natación al patio de la casa o en algunos casos en las salas de sus casas”, explica en entrevista Nancy García Baraja, psicóloga y psicoterapeuta infantil especialista en problemas emocionales y de conducta en niños de 3 a 14 años.

La especialista, que cuenta con estudios de maestría en psicoterapia infantil en la UNAM, explica que a los niños les intriga no saber que está sucediendo por lo  que es necesario tener una explicación de lo que ocurre y tener el control en la medida de lo posible de lo que acontece.

“Es importante que se les explique de una forma en la que no sea alarmista que lo que estamos haciendo es porque estamos encerrado es porque estamos cuidando nuestra salud, que es una medida de seguridad en donde todos estamos contribuyendo para que el virus no se propague”, agregó García.

Por su parte, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia o Unicef , también publicó una lista de recomendaciones para mejorar el estado emocional de sus hijos e hijas.

Entre ellas esta hablar con ellos y escucharlos sin ocultar información asegurándoles que es una situación temporal, limitar el acceso a la televisión y a las redes sociales ya que una sobreexposición a información aumenta el estrés y el miedo, además, que hay gran cantidad de información falsa que llega a través de esos medios.

Conservar la calma como adultos, especialmente porque los menores de 12 años  tienden a percibir el mundo y a reaccionar tal como sus padres y madres lo hacen.

“De pronto se nos van mensajes como ‘estar encerrados es terrible’ o ‘no puedo salir de la casa’ como si estuviéramos encarcelados, ayudarles a cambiar la narrativa es importante y hay que explicarles que no estamos encerrados ni encarcelados, más bien decirles que hemos decidido encerrarnos para cuidarnos estamos en el lugar más seguro del planeta que son las casas. Darles esa narrativa”, agrega la especialistas.

La Unicef también recomienda realizar actividad física procurando que no pasen más de 60 minutos sentados o frente a la televisión o cualquier otro tipo de pantalla. Jugar con niñas y niños es muy importante ya que el juego y las actividades lúdicas,  y hacer manualidades les ayuda a manejar sus emociones.

Otra de las recomendaciones que hace la Unicef es establecer una rutina estableciendo horarios  para darles estructura y un sentido de vuelta a la normalidad; practicar las medidas de higiene básicas; utilizar prácticas de crianza positiva, no recurrir a la violencia como golpes y gritos que agravan la situación de estrés; e implementar una dieta balanceada que contenga las vitaminas necesarias para combatir las enfermedades respiratorias.

El libro “Mi héroe eres tú: ¡cómo pueden los niños luchar contra la Covid-19”, un  proyecto desarrollado por el Grupo de Referencia del Comité Permanente entre Organismos sobre Salud Mental y Apoyo Psicosocial en Situaciones de Emergencia (GR IASC SMAPS) describe en 18 paginas lo que está viviendo el mundo por el coronavirus.

La industria automotriz alista protocolos con medidas de sanidad e higiene para comenzar a retomar actividades y poder reactivar la producción y la economía del país.

De acuerdo con el director del Clúster Automotriz de Nuevo León, Manuel Montoya, en la red de clústers del sector se ha manejado un paquete de puntos que contempla 9 ejes para procurar las condiciones sanitarias y de higiene de los trabajadores con el fin de plantear la propuesta a las autoridades del país y que permitan su reapertura o reclasifiquen el sector como una industria esencial.

“Cada empresa tiene que realizar su propio protocolo y se tiene que ajustar a su realidad, ya se están compartiendo los suyos con sus clientes y proveedores, nosotros en la red de clusters hicimos un documento con un checklist que basamos en los protocolos de 15 empresas del Clúster de Nuevo León”, explicó Montoya.

Entre los temas que atiende el protocolo están medidas generales, como lavarse las manos frecuentemente, estornudo de etiqueta, mantener el home office, resguardar a personas de grupos vulnerables, llevar una bitácora de interacciones y restringir viajes.

Otro de los rubros son el control de acceso, cuidado del comedor y sanitización de baños y vestidores, con marcas de distancia, medición de temperatura e identificación de síntomas. Para el transporte, contemplan ampliar las unidades para transporte de empleados y asientos marcados para conservar la sana distancia.

En el caso de las juntas, se propone no realizarlas o solo convocar a encuentros virtuales. Para las líneas de producción, el plan desinfección diaria de zonas y protocolos de limpieza al inicio y fin de las actividades.

Igualmente se propone un plan de comunicación para atender crisis así como la definición de canales para reportes y difusión de las medidas; finalmente, se plantea la creación de 5 protocolos para los casos sospechosos, confirmados, descartados, contacto con riesgo y con síntomas de fiebre o enfermedad respiratoria, así como un área de aislamiento.

La necesidad de regresar lo más pronto posible viene luego de que la industria automotriz en EU alista su vuelta para la primera semana de mayo, mientras que muchos de los componentes que emplean tienen su origen en México. Las exportaciones de ese rubro representan alrededor de un 30% del total de los envíos a ese país.

Además, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha mostrado flexibilidad en ese sentido para emparejar la reapertura del sector con el país vecino, así como otros sectores que dependen de manufactura mexicana.

“Ellos no pueden iniciar si no inician también las empresas mexicanas que abastecen de ciertos productos. Por ejemplo, les decía que hasta la industria bélica estadounidense se abastece de partes que se fabrican en México; y desde luego la industria automotriz, y no sólo son empresas grandes, sino que de esas empresas grandes que están en México, que están relacionadas con la industria automotriz de Estados Unidos o de Canadá hay muchas empresas pequeñas.

“Todo eso requiere de planeación, requiere de hablar con los empresarios, requiere de definir protocolos, requiere de definir el calendario, el proceso de apertura, el ritmo, la profundidad, cómo se va a ir gradualmente regresando a la producción”, dijo durante su conferencia matutina este miércoles.

La tarde del miércoles, industriales convocados por el Consejo Mexicano de Comercio Exterior (Comce) coincidieron en que es prudente establecer protocolos por industria para homologar las medidas de seguridad sectoriales a la par que llamaron a reactivar la economía nacional al menos en los sectores en los que México participa de las cadenas de suministro regional.

Espera banderazo en EU

De acuerdo con Montoya, el Gobierno de México estaría dispuesto a que la industria automotriz en el país regresa a sus actividades apenas se dé la orden oficial de reactivación en Estados Unidos.

“Nuestras empresas ya están listas, lo que hace falta es que den el banderazo”, indicó.

De acuerdo con Montoya, para retomar actividades en EU, en México tendría que comenzar la operación al menos unos días antes para abastecer de piezas a las armadoras al norte del Río Bravo.

“Nosotros tenemos que empezar ha producir ya para que tengamos los componentes listos, se vayan a Estados Unidos y lleguen a tiempo. (…) Somos una industria de just-in-time, no producimos más que lo que el cliente pide, no producimos para hacer inventarios”, explicó.

En ese sentido, Guido Vildozo, Senior Manager Americas Light Vehicles Sales Forecasting de IHS Markit, consideró que la reapertura en Estados Unidos puede llevar algunos días aún. Apenas este miércoles, empresarios de diversos sectores, entre ellos del automotor, se reunieron con el mandatario de ese país, Donald Trump, para discutir cuándo reanudar sus operaciones.

“El reinicio probablemente se va a dar en una parte de autopartes, componentes, hay muchas plantas en el sur de EU que probablemente reanuden en los próximos 5 a 7 días”, indicó durante un foro organizado por la consultora y el Instituto de Desarrollo Empresarial Anáhuac (IDEA).

Las empresas proveedoras del sector automotor en el país comenzaron a cerrar a finales de marzo y para el 30 de ese mes, cuando vino el acuerdo del Consejo General de Salubridad, el total de la cadena de suministro suspendió actividades pues a diferencia de Estados Unidos, no fue considerada como una actividad esencial.

La economía de México registró una contracción en el primer trimestre del año, cuando el brote de coronavirus comenzó a frenar la actividad productiva en el país, tanto frente al periodo inmediato anterior como en su medición interanual.

El Producto Interno Bruto (PIB) descendió un 1.6% en los primeros tres meses del año a tasa desestacionalizada, de acuerdo con cifras preliminares divulgadas el jueves por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Analistas anticipaban una caída ligeramente mayor en el periodo, según un sondeo de Reuters.

La mediana de los pronósticos de 12 analistas arrojó una estimación para el Producto Interno Bruto (PIB) de un descenso de 1.7% a tasa desestacionalizada en los primeros tres meses del año, frente a una caída de 0.1% en el cuarto trimestre del 2019.

Por componentes, el PIB de las actividades agropecuarias aumentó un 0.5%, mientras que tanto el sector servicios como la actividad industrial disminuyeron un 1.4% con relación al trimestre precedente, dijo el INEGI.

A tasa interanual en cifras originales, el PIB también registró una contracción del 1.6% en el trimestre.

Tras la divulgación de los datos, el peso mexicano operaba casi plano en torno a los 23.7150 por dólar.

El instituto de estadísticas publicará el 26 de mayo la cifra final del desempeño de la economía en el primer trimestre.

Analistas esperan que se contraiga este año en torno a un 10% la segunda economía de América Latina, que ya enfrentaba un débil desempeño luego de caer el año pasado un 0.1% y ahora encara un oscuro panorama por el coronavirus y la caída de los precios del crudo.

“En general, con la actividad vacilante y el gobierno todavía reacio a relajar la política fiscal, es responsabilidad de Banxico proporcionar la mayor parte del estímulo (…) Hay una alta probabilidad de un recorte de 100 pb en su próxima reunión en mayo”, dijo Capital Economics en un reporte.

El Banco de México recortó la semana pasada su tasa clave de interés en 50 puntos base a 6% en una decisión fuera de calendario y dictó medidas adicionales de apoyo para proveer liquidez al sistema financiero local ante la contingencia por el brote del virus.

El gobierno de México prevé que la economía local se contraiga hasta un 3.9% este año.