El gobierno federal denunció que la ‘infodemia’, definida como la propagación de noticias falsas en redes sociales, tiene ganadores: WhatsApp, Facebook, Twitter, YouTube e Instagram.

“La infodemia más delicada es la que ocurre a través de WhatsApp“, afirmó el presidente del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano Jenaro Villamil.

De acuerdo con el funcionario, el gran negocio en este tiempo y en estos meses de confinamiento es el algoritmo y la obtención de datos personales. Ejemplificó que plataformas como Facebook y Google han obtenido hasta 6,000 millones de dólares.

“Tan solo Facebook ganó cerca de 5,000 millones de dólares en el primer trimestre del año. La ‘infodemia’ es un fenómeno transnacional”, aseguró.

“Hay una diseminación de versiones falsas e incluso versiones alteradas de videos que se ‘truquean’ para dar una versión real de lo que se dice, con una alta tasa de transmisión y proliferación”, describió Villamil.

Exhortó a la población a cortar ‘las cadenas de transmisión de noticias falsas, aunque sean audios, videos o textos compartidos con familiares’.

La venta de vehículos ligeros durante el mes pasado reportada por las empresas automotrices (34,903 unidades) es la más baja para un abril desde que se tiene registro, según datos del Inegi.

Las empresas automotrices informaron que la cifra, si se compara con las 98,346 vendidas en el mismo mes de 2019, representó una caída de -64.5%.

Estas cifras provienen de 21 empresas afiliadas a la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, A.C. (AMIA), Mitsubishi Motors y Giant Motors Latinoamérica.

“A pesar de ello la comercialización de vehículos ligeros fue menos mala a lo estimado por Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) al iniciar el mes. La expectativa entonces fue de 7 mil 832 unidades”, reconoció la asociación.

Añadió que “las perspectivas se mantienen negativas ante la suspensión de actividades que se mantiene durante el mes de mayo y el deterioro de la economía nacional que trae consigo la pandemia de coronavirus Covid-19″.

La Franquicia de Petróleos Mexicanos (Pemex) perdió 1,364 gasolineras ante marcas nuevas en México durante el primer trimestre de 2020.

La compañía mexicana reportó 8,084 estaciones de servicio bajo sus colores, una caída de 14.4% comparada con las 9,448 gasolineras que tenía de enero a marzo de 2019.

Del total de estaciones de servicio en operación, 8,039 son privadas y franquicias, mientras que las 45 restantes son propiedad de la empresa subisidiaria Pemex Transformación Industrial (TRI) para servicio de autoconsumo.

En el mismo periodo, la compañía que dirige Octavio Romero Oropeza reportó 638 gasolineras en el esquema de sublicenciamiento de marca.

2,568 estaciones que tienen una marca privada compran combustible en un esquema mixto entre Pemex y empresas importadoras.

La Reforma Energética del gobierno priista de Enrique Peña Nieto permitió la entrada de jugadores internacionales como BP, Shell y Repsol, además de la creación de marcas nacionales como Fullgas y G500.

Ante dicha apertura, la franquicia Pemex ha perdido poco más del 32% del mercado de estaciones bajo su bandera desde 2017.

A pesar de la pérdida de mercado 9 de cada 10 litros de combustible que se venden en el país son suministrados por la empresa estatal.

El mercado de gasolinero experimenta su peor momento en la historia con un desplome de 40% en sus ventas. Dicho resultado responde a la destrucción de demanda de combustibles, derivado de la pandemia de coronavirus covid-19, que ha paralizado a la economía mexicana desde hace un mes y medio.

México se consolidó como el primer socio de Estados Unidos en el comercio de productos durante el primer trimestre de 2020, con una participación conjunta de 15.3% en los flujos de importaciones y exportaciones, según datos de la Oficina del Censo.

Esa cuota en el comercio total es la más alta que ha registrado México en forma histórica.

Canadá, como segundo socio comercial, tuvo una participación de 14.9%; mientras que la de China fue de 10.1%, en el mismo periodo.

En forma desglosada, en el primer trimestre, México fue destino de 15.2% del total de exportaciones de mercancías de Estados Unidos y, en sentido contrario, abarcó 15.4% de las importaciones estadounidenses.

En términos mensuales, las exportaciones de México al mercado de su vecino del norte sumaron 30,107 millones de dólares en marzo, una baja interanual de 3.9 por ciento.

En contraste, las exportaciones chinas a Estados Unidos totalizaron 19,805 millones de dólares, un desplome de 36.5%, a tasa anual.

Por su parte, las ventas de Canadá a su vecino del sur fueron por 25,124 millones de dólares, un descenso de 9.3% interanual.

En 2019, Canadá se colocó durante seis diferentes meses como el primer socio comercial de Estados Unidos, los otros seis meses fueron ocupados por México, con China en la tercera posición permanentemente. Ya en 2020, México se mantuvo como líder en los tres primeros meses.

A nivel regional y global, el comercio internacional ha registrado cambios estructurales, como la guerra comercial entre Estados Unidos y China, las disrupciones en las cadenas de suministro por la pandemia del Covid-19, diversas represalias entre países y una crisis al interior de la Organización Mundial de Comercio (OMC), que está enfrentando un complejo proceso de reforma.

En ese marco, se espera que el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) entre en vigor el 1 de julio próximo, en sustitución del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en vigor desde 1994.

Mientras tanto, durante el fin de semana, Trump envió el mensaje de que podría implementar nuevos aranceles en contra de China como represalia por la pandemia del coronavirus e indicó que podría darse marcha atrás a la “fase uno” del acuerdo comercial.

México y Canadá desplazaron a China como principales socios comerciales de Estados Unidos en 2019, beneficiados por la guerra comercial entre las dos mayores potencias del mundo.

Con un comercio bilateral de productos (exportaciones más importaciones) de 614,500 millones de dólares, México se colocó como el mayor socio comercial de Estados Unidos en el año pasado.

Muy cerca de México, Canadá se ubicó en la segunda posición, con un intercambio de productos por un valor de 612,429 millones de dólares, de acuerdo con datos del Buró del Censo de Estados Unidos.

En contraste, China pasó de la primera a la tercera posición, al registrar un flujo de comercio bilateral de 558,870 millones de dólares.

Las inversiones en exploración y producción a nivel global sufrirán un recorte de 26% en el promedio de las empresas petroleras más grandes del mundo y según el análisis de la consultoría Rystad Energy, pasarán de una proyección de 243,000 millones de dólares antes de la crisis de precios a 179,000 millones de dólares en sus nuevos planes.

Petróleos Mexicanos (Pemex) Exploración y Producción anunció un recorte de cerca de 1,690 millones de dólares (40,500 millones de pesos) para este año, que es apenas 9.4% de su gasto total y 13.7% de su gasto operativo, un monto insuficiente, según expertos, aun con los apoyos que tendrá por parte del gobierno federal.

El octavo reporte de la consultoría Rystad Energy sobre el impacto en los mercados por el Covid-19 establece que entre el 2019 y el 2020, las inversiones globales en exploración y producción petrolera sufrirán una reducción de 24% y por tipo de recursos, los que tendrán una mayor afectación serán los yacimientos de shale, que verán reducciones de 42.4%, seguidos de las arenas petrolíferas (desarrolladas principalmente en Canadá), con una caída de 41.6 por ciento.

De ahí, los yacimientos terrestres convencionales sufrirán recortes de inversión de 18.5%, mientras que las plataformas continentales de aguas someras verán una caída de 16.7 por ciento. Gracias a que las inversiones se han diferido a lo largo de muchos años, los gastos en aguas profundas se reducirán sólo 11.8%, en una menor proporción que el resto de los recursos, según el análisis.

De igual forma, la consultoría enlistó a las empresas con mayores recortes de inversión y que juntas permiten establecer la caída hasta ahora anunciada en el capex (gasto de capital) de exploración y producción global de 26% entre lo planeado y lo que se ejercerá para el 2020, que serán 179,000 millones de dólares.

Entre las firmas más grandes del mundo o majors, como ExxonMobil, Shell, BP, Eni y total, los recortes suman ya 17,100 millones de dólares, mientras que grandes empresas con capital privado y propiedad estatal como Equinor, Petrobras y Saudi Aramco reducirán 15,300 millones de dólares y las enfocadas en el desarrollo de shale como Marathon Oil, Continental, Antero y Pioneer verán una baja conjunta de 12,500 millones de dólares.

Entre las globales independientes, como Oxi, Repsol, Noble Energy, Hess, Murphy Energy y Apache, la reducción en las inversiones verá una baja de 8,000 millones de dólares.

El caso de Pemex


En tanto, Pemex anunció la segunda semana de abril un recorte de 40,500 millones de pesos (1,690 millones de dólares) al gasto de Exploración y Producción. Este monto equivale a 9.4% del total presupuestado para la subsidiaria en términos de capex.

“(El recorte en Pemex) por lo menos tendría que ser del doble para que fuera un plan sostenible”, dijo Gonzalo Monroy, experto en el sector energético mexicano. El socio director de la consultoría energética GMEC explicó que en contraste con recortes de otras petroleras como Exxon, que anunció una reducción de 30% de su presupuesto sumando más de 7,000 millones de dólares, o Shell, que redujo 25%, y Repsol, cuya contracción será de 20%; 9.4% del gasto en inversión física resulta insuficiente.

Pero, además, los recortes no se están llevando a cabo en las áreas que realmente pierden dinero en Pemex, que básicamente es Transformación Industrial, donde para el primer trimestre del año, la pérdida fue de más de 80,000 millones de pesos.

En materia de exploración y producción, también detalló que con 7,790 pozos operando hay muchos que no justifican su inversión y deben cerrar por falta de sentido económico.

Tal es el caso de algunos de los nuevos campos como Cibix, Munah y Esah, que son pequeños en comparación con los otros grandes activos que desarrolla Pemex y serían rentables en un contexto de precios de 40 dólares por barril de crudo, pero con los precios actuales, si aún no cuentan con infraestructura, es un buen momento para replantear su apertura, independientemente de que su puesta en marcha sea una promesa presidencial.

La desigualdad es un problema global que pareciera no tener fin. De acuerdo con datos proporcionados por la organización británica Oxfam, alrededor de un 99% de la población del mundo posee una riqueza menor que el 1% restante.

Según sus evaluaciones, el capital que poseen, por ejemplo, las ocho personas más ricas del planeta, entre ellas personajes como el fundador de Amazon, Jeff Bezos; el creador de Microsoft, Bill Gates; o el empresario mexicano Carlos Slim, es igual a la que en su conjunto aglutinan 3,600 millones de personas, prácticamente la mitad de la población mundial.

En este contexto, México es uno de los países con diferencias más acentuadas entre personas ricas y pobres. Información del coeficiente Gini, elaborado por el Banco Mundial (BM), señala que nuestro país es uno de los primeros 15 con mayores niveles de desigualdad en el planeta, estando, en América, únicamente por detrás de Colombia, Honduras, Panamá y Chile.

Esta situación se expresa en el volumen de ingresos que obtiene un grupo y otro, ya que, según lo explica el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), mientras el núcleo de hogares más pobres de México ingresa en promedio al día 101 pesos, el de los más ricos alcanza, en promedio, los 1,853 pesos… 18 veces más.

A continuación, presentamos un mapa de la desigualdad en el mundo, basado en datos del coeficiente Gini, el cual mide hasta qué punto el reparto del ingreso entre individuos u hogares dentro de una economía se aleja de una distribución equitativa. El valor cero representa una equidad perfecta, y 100, una inequidad perfecta.