Hasta el 30 de septiembre, los bancos en México han reestructurado créditos por un monto de 75,000 millones de pesos (mdp).

"Hemos reestructurado 75,000 mdp no solo de clientes que estaban en el diferimiento, sino de todos los clientes que se han acercado a la banca: personas físicas y morales independientemente del crédito que tengan", dijo Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM).

El presidente de la ABM dijo también que a partir de finales de agosto, los acreditados que solicitaron la prórroga de su pago, deberán empezar a liquidar su deuda y que en caso de no poder hacerlo, deben acercarse a su banco para una reestructura.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) dio a conocer mediante un comunicado fechado el 8 de octubre, que las reestructuras de crédito se mantienen de forma opcional para los bancos, es decir, la entidad financiera decide si otorga o no estas facilidades.

Niño de Rivera recordó que desde marzo que se lanzó el plan para diferir el pago de los créditos, la banca difirió 1.1 billones de pesos (mdp) de los 9.3 mdp que administra.

El oficio más reciente de la CNBV también establece que habrá menores plazos para el pago de los créditos al pasar del 30 de septiembre del 2021 al 31 de enero de 2021.

Para los créditos con pagos periódicos -excepto vivienda y microcréditos- se reduce el importe nominal en 25% de lo que se pagaba antes de la reestructura del crédito mientras el crédito se pague en 48 meses, para los que pidan más de 48 meses, el descuento será de 20%.

El otorgamiento de estas facilidades solo será para los créditos que se hayan otorgado hasta el 31 de marzo de 2020 y que estén al corriente hasta marzo de este año.

Sobre las quitas, Niño de Rivera dijo que será el último de los recursos debido a que se trata de dinero que no es de los bancos sino de los principales acreedores que son los ahorradores.

La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, pidió este domingo que se tomen medidas importantes para abordar la carga de deuda cada vez más insostenible para algunos países e instó a los acreedores y deudores a comenzar los procesos de reestructuración en etapa más temprana.

En un evento, organizado por el grupo G-30 de expolíticos y académicos, Georgieva dijo que una extensión por seis meses de la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda acordado por el G-20 la semana pasada ayudaría, pero que era necesario tomar medidas más urgentes.

"Estamos ganando algo de tiempo, pero tenemos que enfrentar la realidad de que tenemos acciones mucho más decisivas por delante", dijo. Además, instó a los acreedores y deudores a iniciar la reestructuración sin demora las deudas de países con niveles de endeudamiento insostenibles.

"Hacer muy poco y demasiado tarde es costoso para los deudores, costoso también para los acreedores", aseveró. Previó también que los niveles de deuda global alcanzarán el 100% del Producto Interno Bruto en 2021 y que el impacto negativo de los moratorias soberanas podría extenderse rápidamente.

Georgieva afirmó que los acreedores deben adoptar disposiciones contractuales para minimizar la perturbación económica, aumentar la transparencia y respaldar un marco de trabajo común acordado en principio por el G-20 la semana pasada.

Los comentarios de Georgieva se producen en medio de una creciente preocupación por los fuertes aumentos en los niveles de deuda, especialmente entre los países de bajos y medianos ingresos afectados por el COVID-19, una caída del turismo y, en algunos casos, la caída de los precios del petróleo.

La Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda del G-20 ha ayudado a 44 países a aplazar unos 5,000 millones de dólares para gastar en mitigar la crisis de COVID-19, pero su eficacia se ha visto limitada por la ausencia de acreedores privados y la incapacidad de China de incluir a todas las instituciones estatales.

Otros países de menores ingresos se han mostrado reacios a pedir un congelamiento en los pagos de bonos soberanos, preocupados de que el hacerlo podría dañar su capacidad para pedir dinero prestado en el futuro.

La economía de China creció 4.9% en el tercer trimestre del 2020 respecto al año anterior, pero no cumplió con las expectativas de los analistas, según mostraron el lunes datos de la Oficina Nacional de Estadísticas.

El crecimiento fue más lento que el 5.2% pronosticado por analistas consultados en una encuesta de Reuters, y siguió al crecimiento del 3.2% en el segundo trimestre.

La economía creció 0.7% en los primeros nueve meses respecto al año anterior, mostraron los datos.

La segunda economía más grande del mundo se ha estado recuperando de manera constante del impacto del coronavirus en los primeros meses del año.

Funcionarios de todo el mundo han puesto sus expectativas en una robusta recuperación en China para ayudar a reimpulsar la demanda, en momentos en que las economías deben lidiar con estrictos confinamientos y una segunda ola de infecciones por coronavirus.

El gobierno de China ha implementado una serie de medidas, que incluyen más gasto fiscal, desgravaciones fiscales y recortes en las tasas de préstamos y los requisitos de reserva de los bancos para reactivar la economía golpeada y apoyar el empleo.

Sobre una base trimestral, el PIB aumentó un 2.7% en julio-septiembre, dijo la oficina , en comparación con las expectativas de un aumento del 3.2% y un aumento del 11.5% en el trimestre anterior.

La producción industrial de China creció un 6.9% con respecto al año anterior, mostraron datos el lunes, reflejando una expansión por sexto mes consecutivo.

Analistas encuestados por Reuters esperaban que el crecimiento de la producción industrial se acelerara a un 5.8% en septiembre desde un incremento del 5.6% en agosto, ya que más empresas retomaron su producción luego de que se levantaran las medidas para contener el avance del virus.

El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, fue elegido para presidir la junta de gobernadores del Banco Mundial (BM) y del Fondo Monetario Internacional (FMI) en 2021, dijo la Secretaría de Hacienda en un comunicado.

El proceso de formalización del nombramiento por el BM terminó el jueves y el 4 de noviembre será concluido por el FMI.

“Herrera buscará que ambas instituciones redoblen sus esfuerzos para apoyar la recuperación económica global, den atención prioritaria a los países de ingresos bajos y medios altamente afectados por Covid-19 y contribuyan a fortalecer el sistema financiero internacional”, detalló Hacienda.

Además, presidirá algunas de las comisiones más importantes de los organismos internacionales.

La junta de gobernadores, órgano de mayor jerarquía del BM y el FMI, está conformada por los gobernadores de bancos centrales de los 189 países miembros; las sesiones se llevarán a cabo en las reuniones de primavera en Washington, DC, y en la reunión anual de octubre del próximo año en Marrakech, Marruecos.

Esta es la segunda vez en la historia que México ocupará la presidencia de dicha junta. La primera vez fue cuando esta posición fue ocupada por el entonces secretario de Hacienda, Antonio Carrillo Flores en 1956.

Con información de Reuters

Las inversiones que México puede captar por la relocalización de centros de producción a nivel mundial no se verán en el corto plazo, aseveró la secretaria de Economía, Graciela Márquez, durante su comparecencia ante la Comisión de Economía en el Senado de la República.

La pausa en actividades para evitar la propagación de Covid-19 alrededor del mundo generó cambios y cierres de fábricas, principalmente en Asia, que pueden reinstalarse o ubicarse por primera vez en México para atender el mercado estadounidense.

“El proceso de relocalización no sucede de una semana a otra. La inversión de miles de millones de dólares es una decisión compleja para los inversionistas. Además, no se ve de inmediato, es decir, se construye una planta con un número limitado de trabajadores que después se expande, se entrena a la mano de obra, etc. Es por eso que no la vemos de inmediato”, explicó.

Sin embargo, “hemos visto resultados de las acciones que iniciamos en agosto del año pasado”, destacó la funcionaria en el encuentro que tuvo este jueves con los legisladores.

De abril a julio Graciela Márquez sostuvo una conversación mensual con el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau; de agosto a la fecha conversan cada quince días, donde abordan temas de la relación bilateral.

“Hemos dado seguimiento a procesos de inversión nueva y de reinversión. Me ha contado como ha ido a inaugurar plantas, en México, de empresas que estaban localizadas en Asia”, subrayó la secretaria.

Continuando con el tema de inversión, la funcionaria informó que hay interés para invertir en el Tren Maya y el Corredor Transístmico.

“Hay un proceso de inversión que va a acompañar la conclusión de algunos procesos, como el Tren Maya y el Corredor Transístmico, donde ha habido interés de inversión extranjera. Las empresa logísticas, por ejemplo, han mostrado enorme interés”, sostuvo.

 “Estamos trabajando con bancos globales que acompañen esa inversión, la atracción de empresas que exportan a Estados Unidos desde Asía, desde Europa; y la sustitución de proveeduría internacional y la diversificación de exportaciones a los distintos Estados”, comentó.

Relació Méx-EU con Biden

La secretaria de Economía descartó que pudieran producirse cambios importantes en la relación comercial con su socio Estados Unidos si el candidato demócrata, Joe Biden, ganara las elecciones presidenciales.

La funcionaria argumentó que existe un marco institucional en el nuevo acuerdo comercial para Norteamérica (T-MEC) -que incluye a Canadá-, el cual también fue aprobado por el partido demócrata estadounidense.

"No esperamos que haya en términos económicos un cambio. Lo que podemos esperar sí es que haya un diálogo con nuevos actores, pero que justamente se apeguen a lo establecido en el T-MEC", agregó Márquez.

De enero a septiembre, 1.3 millones de mexicanos que perdieron su empleo retiraron 14,377 millones de pesos (mdp) para hacer frente a la pandemia del coronavirus.

La Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) dio a conocer que tan solo en septiembre se reportaron retiros por 1,880.6 mdp, lo cual representa un incremento del 81.3% respecto a septiembre de 2019.

La cifra de retiros de septiembre es 2.1% menor a la registrada en agosto; sin embargo, especialistas consideran que es muy pronto saber si los retiros inician una tendencia a la baja.

"Va a depender del nivel de desempleo, si eventualmente se empezara a reactivar; algunas cifras empiezan a decir que es posible que se haya frenado el desempleo", considera Moisés Peñaloza, quien es especialista en pensiones. "Se empieza a notar cierto aplanamiento de la tendencia pero no quiere decir que no se pueda revertir".

Esta semana, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informó que en septiembre se crearon 113,850 nuevos empleos formales; sin embargo, en el acumulado de enero a septiembre aún se reporta la destrucción de 719,250 puestos de trabajo en el sector formal.

Históricamente, septiembre es un mes en el que, de acuerdo con el extitular de la Condusef, Mario di Constanzo, suelen registrarse menos retiros por desempleo respecto a agosto.

"Siempre hay un descenso estacional de los retiros por desempleo, entonces creo que todavía no podemos decir que se está reflejando los empleos generados ante el IMSS. Creo que veremos una disminución de los retiros en los ´últimos meses del año, hacia noviembre y diciembre", destacó.

Para que los mexicanos puedan acceder a este apoyo es necesario que hayan pasado 46 días desde que dejaron de cotizar ante el IMSS, y solo se pueden hacer retiros cada cinco años.

Mario di Constanzo destacó que cada vez que un trabajador retira de su Afore por desempleo pierde de 60 a 66 semanas de cotización por lo que recomienda cautela al tomar esta decisión, pues tardará más tiempo en retirarse.

Por Afores, Coppel registró el mayor número de retiros con 393.1 mdp, seguido de XXI Banorte del que se retiraron 355.7 mdp. En tercer lugar se ubicó Citibanamex con 273.9 mdp.