La economía de México crecerá 3.6% en 2021, tras una caída de 9.2% este año, según un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que destaca las medidas fiscales del gobierno y advierte que el mayor desafío será contener nuevos brotes de COVID-19.

"Tras una profunda contracción en el segundo trimestre, la actividad ha comenzado a recuperarse", señaló la OCDE, de la que forma parte México.

El PIB de la segunda economía latinoamericana se desplomó 17% en el segundo trimestre de este año frente a los tres meses anteriores. Entre julio y septiembre repuntó 12%, de acuerdo a cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

La OCDE prevé un crecimiento para la economía mexicana de 3.4% para 2022, y asegura que la recuperación en los próximos dos años estará liderada por las exportaciones, especialmente las manufactureras.

"El consumo privado se fortalecerá levemente, ayudado por fuertes remesas, un mercado laboral que mejora lentamente y un aumento de la confianza" ante la anunciada disponibilidad de vacunas, subraya el análisis.

En contraparte, la OCDE indica que la pandemia está provocando un "aumento significativo de la pobreza, las desigualdades y las brechas de género" en el país latinoamericano, donde la mitad de la fuerza laboral se encuentra en la informalidad.

México, de 128.8 millones de habitantes, es el cuarto país más enlutado por el nuevo coronavirus en cifras absolutas, con unas 106,000 muertes, además de 1.1 millones de contagios.

El organismo de cooperación resalta, no obstante, el aumento del gasto en salud por parte del gobierno mexicano, con la contratación de 50,000 trabajadores y la precompra de vacunas para cubrir a 90% de la población.

En general "las medidas fiscales, aunque de menor tamaño que las tomadas en las economías avanzadas y de los principales mercados emergentes, van en la dirección correcta", apunta el informe.

Para intensificar el apoyo fiscal, la OCDE sugiere capacitar a los trabajadores más afectados, reducir temporalmente el impuesto sobre las nóminas para impulsar a las pequeñas y medianas empresas y reducir las "cargas e incertidumbre regulatorias" en aras de reforzar la inversión privada.

Sin embargo, "contener nuevos brotes de COVID-19 sigue siendo la prioridad, lo que requiere mejorar las pruebas", destaca el estudio, al advertir que recientemente aumentaron los casos en varios estados del país que hacen temer nuevas restricciones a la actividad económica.

Importantes funcionarios económicos de Estados Unidos instaron este martes al Congreso a entregar más ayuda a las pequeñas empresas, cuando la pandemia de coronavirus avanza y preocupa que el alivio de una vacuna no llegue a tiempo para evitar que quiebren.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, dijeron que las pequeñas empresas de Estados Unidos siguen en riesgo en medio de un aumento del coronavirus, con Mnuchin sugiriendo reservar 300,000 millones de dólares (mdd) para subvenciones a las complicadas compañías.

"Estas empresas no pueden esperar dos o tres meses", dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, a la Comisión de Banca del Senado, instando a los legisladores a reutilizar los fondos que se están recuperando de otros programas de la Fed para colocar tal vez 300,000 mdd en subvenciones para firmas en problemas.

La decisión de Mnuchin de cerrar esos programas de emergencia a fines de este mes fue el foco de las disputas entre los partidos durante la audiencia. Los republicanos acordaron que son más apropiadas otras formas de ayuda ahora que está a la vista una vacuna y los demócratas argumentan que los programas de la Fed deberían mantenerse hasta que la recuperación económica se complete.

Pero hubo un acuerdo más amplio en que las próximas semanas podrían ser críticas para determinar si una recuperación del país mejor de lo esperado puede mantenerse hasta que se sienta el impacto de la vacuna, o se debilitará a medida que el virus se propague, y algunas familias comienzan a quedarse sin dinero.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, hablando en la misma audiencia, dijo que estaba de acuerdo en que las subvenciones serían más apropiadas en este momento para ayudar a las empresas y familias en riesgo a sobrevivir el invierno.

"Las personas que están en trabajos de cara al público, en industrias de cara al público, pueden ver la luz al final del túnel a mediados del próximo año. Es posible que necesiten más ayuda para llegar allí", afirmó Powell, refiriéndose a restaurantes, hoteles y lugares de entretenimiento que han sido los más afectados por la pandemia.

La pérdida de puestos de trabajo en esas industrias ha recaído principalmente sobre las mujeres y las minorías.

"Algunas de estas empresas, lo que necesitan es una política fiscal, una subvención, para superar esta última parte de la pandemia, en vez de pedir prestado más", comentó Powell.

No esperes más y escucha Cuéntame de Economía

En el mediano plazo, con una vacuna en el horizonte, existe un "riesgo al alza", dijo Powell, pero una incertidumbre sustancial en el intertanto sobre cuánto tiempo más pueden aguantar algunas familias.

Más tarde este martes, la candidata a secretaria del Tesoro del presidente electo Joe Biden, Janet Yellen, dijo que el país se enfrenta a una crisis histórica por la pandemia y sus consecuencias económicas. "Es una tragedia estadounidense y es esencial que nos movamos con urgencia. La inacción producirá una caída que se refuerza a sí misma, causando aún más devastación", afirmó la ex presidenta de la Fed.

Yellen, quien habló en un acto en el que Biden presentó formalmente a sus principales asesores de política económica, dijo que la pandemia ha impactado de manera desproporcionada a los más necesitados y que es esencial actuar con urgencia.

Ella y otros asesores también han expresado su apoyo al estímulo del gobierno para maximizar el empleo, reducir la desigualdad económica y ayudar a las mujeres y las minorías, que se han visto desproporcionadamente afectadas por la recesión económica.

Tras semanas de estancamiento sobre gasto público adicional para el alivio de la pandemia, puede haber un renovado impulso hacia algún tipo de acuerdo.

Ayuda por 908,000 mdd

Un grupo bipartidista de senadores y miembros de la Cámara de Representantes propuso un proyecto de ley de ayuda por el COVID de 908,000 millones de dólares que financiaría medidas hasta el 31 de marzo, incluyendo 228,000 mdd en fondos adicionales del programa de protección de nóminas. La medida aún no se ha plasmado en una legislación. Ni tampoco ha sido adoptada por el gobierno del republicano Trump, el presidente electo Joe Biden o los líderes del Senado o la Cámara de Representantes, de los cuales necesita aprobación.

Pero viene con el respaldo de un grupo de conservadores y moderados que afirman que interesará a una amplia gama de parlamentarios del Congreso.

Los legisladores esperan concluir su trabajo a mediados de diciembre, pero todavía tienen que aprobar un proyecto de ley de financiamiento para el gobierno o se arriesgan a un cierre de agencias a partir del 12 de diciembre.

Si el proyecto de ley de ayuda bipartidista gana apoyos en los próximos días, podría adjuntarse al proyecto de ley de gastos o avanzar por una vía separada.

"Sería una estupidez si el Congreso se va para Navidad sin un paquete provisional", dijo el senador demócrata Mark Warner.

La presentación del plan en una conferencia de prensa en el Capitolio se produjo cuando el número de casos de coronavirus se disparó en Estados Unidos, junto con un aumento significativo de las muertes y muchos recursos hospitalarios en un punto de inflexión.

La senadora republicana Lisa Murkowski instó a que se actúe rápidamente en relación con el plan bipartidista, porque se multiplican los cierres de empresas en su estado de Alaska "durante una época del año bastante oscura y fría".

Los gobiernos estatales y locales recibirían ayuda directa bajo el proyecto de ley bipartidista, dijeron los legisladores estadounidenses. El senador republicano Mitt Romney explicó que el plan contiene 560,000 mdd en fondos "reutilizados" de la Ley CARES promulgada en marzo.

Las aerolíneas estadounidenses recibirían 17,000 mdd de apoyo a las nóminas por cuatro meses.

La propuesta, que aún no cuenta con el apoyo de la Casa Blanca ni de los líderes del Congreso, reserva 45,000 mdd para el sector del transporte de Estados Unidos, incluyendo aerolíneas, aeropuertos, autobuses y los ferrocarriles Amtrak.

Los estados del sur de México necesitan más que estímulos fiscales para incentivar la inversión y promover el desarrollo económico en la región, pues requiere de infraestructura adecuada para el movimiento de mercancías y mano de obra calificada, aseguraron especialistas consultados por Expansión.

El pasado viernes 27 de noviembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó que mediante decreto en 22 municipios de la frontera sur mexicana se brindarán los mismos estímulos fiscales que en el norte del país a partir del primer día del año 2021: reducción del IVA del 16 al 8%; la reducción del ISR del 30% al 20%, así como estímulos al IEPS en gasolinas.

“Considerando que en México hay mucha población que trabaja en el sector informal y que esta se concentra en el sur, la reducción de ISR beneficia solo a quienes se encuentran en la formalidad, desde mi punto de vista no es una solución a los problemas, creo que cuestiones como mayor inversión en infraestructura, mejorar la educación y el sistema de salud, serían acciones que mejorarían el desarrollo de manera más directa”, comentó Adrián García, investigador del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Indicadores al tercer trimestre de 2020 de México, ¿cómo vamos? refieren que la informalidad es mayor al nivel nacional de 49.2% en los estados del sur, a excepción de Quintana Roo con un porcentaje de 43.5%, y en los del norte los niveles son menores o iguales al nivel nacional.

Debido a esta alta tasa de informalidad, se prevé que el impacto para la llegada de recursos al erario público por brindar estos estímulos sea marginal, lo que dejaría de recaudar el fisco sería menor al del norte. El Presupuesto de Gastos Fiscales 2020, señala que en 2020 dejarán de recaudarse 74,973 millones de pesos por las tasas reducidas del IVA e ISR en la zona fronteriza norte, lo que representa el 0.3077% del PIB.

De acuerdo con la secretaría de Hacienda, los estímulos fiscales buscan promover una reactivación del comercio, una mayor competitividad de las empresas y menores precios de gasolinas.

También se estableció la Nueva Zona Libre de Chetumal, en donde además de los estímulos fiscales que se aplicarán en el resto de los municipios de la región, se implementará la exención del Impuesto General a las importaciones (IGI) y la exención del Derecho de Trámite Aduanero, especialmente para importaciones que provienen de países con los que México no tiene acuerdos comerciales.

“Establecer esta zona puede ayudar poco al comercio, y estimular la realización de prácticas fiscales indebidas. Una zona franca es un modelo que funcionaba entre la década de los 70 y 80, cuando aún México no tenía tantos tratados de libre comercio como ahora, ahora cerca del 98% de las importaciones que hace México son libres de aranceles, la propuesta de una zona franca se aleja de lo que es una zona de libre comercio que cuenta con parques industriales, infraestructura logística, conectividad para el transporte de mercancías y personas”, explicó por su parte Manuel Díaz, presidente de Target Consulting.

La productividad, indicador que mide los pesos producidos por hora trabajada es mayormente baja al nivel nacional ($160) en los estados del sur, a excepción de Campeche con el mayor indice a nivel nacional con 623 pesos, y Tabasco (248) que tienen un nivel intermedio, mientras que en los estados del norte la productividad se encuentra por arriba del nivel nacional, refieren indicadores de México, ¿cómo vamos?

En Quintana Roo donde se prevé que se desarrollará la Zona Libre de Chetumal la productividad está por debajo del promedio nacional ($160), con 156 pesos por hora.

Las Afores se preparan para que en 2021 la comisión que cobran por administrar los recursos de trabajadores tenga un promedio de 0.80% desde el 0.92% actual.

El presidente del a Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), Abraham Vela Dib, dijo que ya se aprobaron las propuestas de cuatro administradoras de las 10 existentes.

"La junta de gobierno de la Consar busca una reducción de 0.80%, ya esta prácticamente asegurado y representará un ahorro para los trabajadores, especialmente a los jóvenes", destacó durante su participación en el Encuentro Amafore.

Vela también exhortó a las Afores a que hagan un esfuerzo en materia de comisiones para reducirlas.

Recientemente el director general de Citibanamex dijo que el cobro por administración de recursos podría converger hacia el 0.70%, desde el 0.88% que cobra actualmente.

En el evento también participaron los líderes de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), el presidente de la Asociación de bancos de México (ABM) y el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelí.

Salazar Lomelí destacó en su participación que con la reforma al sistema de pensiones, que está en el Congreso y tiene que aprobarse antes del 15 de diciembre, se trata de resolver limitantes y la mayor parte del esfuerzo la tiene el sector privado.

"Esperamos que no resulte una carga imposible y el sector privado actúa de una forma responsable y solidaria, pone todo de su parte", dijo.

El empresario también destacó que la iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador no tomó en cuenta muchas de las propuestas de la iniciativa privada.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y la iniciativa privada a través del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) anunciaron una segunda etapa del plan de inversión nacional por 228,000 millones de pesos (mdp) con la que se desarrollarán 29 proyectos de infraestructura energética, de medio ambiente, agua comunicaciones y transportes, informó el titular de la dependencia, Arturo Herrera.

Entre los proyectos que destacan en esta segunda etapa están la Terminal de licuefacción de gas natural Egergía Costa Azul, por una inversión de 47,000 millones de pesos, y que es para el transporte y almacenamiento de hidrocarburos; también destaca con una inversión de 20,000 mdp la Autopista Naucalpan-Ecatepec la cual se prevé inicie obra este fin de año, y destaca también el TMEC PARK con una inversión de 13,020 mdp.

"Este es el segundo anuncio de inversiones, y la forma como se distribuyen alrededor del país. El objetivo es ir anunciando proyectos ya cuando estén más cerca de ejecución para su impacto en materia de empleo, inversión, y estos son adicionales a las tres grandes obras del sur del país: el Tren Maya, el Corredor Transístmico y la refinería de Dos Bocas", dijo Herrera.

Jorge Nuño, titular de la Unidad de Inversiones de la SHCP explicó que los proyectos que participaron cumplieron con cuatro criterios: participación de la iniciativa privada mayor al 50% de la inversión total de cada proyecto; que corresponda a los sectores de energía, comunicaciones y transportes, turismo, agua, saneamiento y medio ambiente; tener una definición clara sobre los beneficios sociales al alcance de la infraestructura, su costo y tiempo de implementación; y que no tenga impacto en la deuda pública.

Herrera detalló que de la primera etapa del plan, anunciada el 5 de octubre pasado, 10 proyectos ya están en ejecución, lo que representa hasta ahora una inversión de 43,000 mdp.

La primera y segunda etapa de este plan suman 68 proyectos por 525,000 millones de pesos, destacó el titular de la SHCP.

Carlos Salazar, presidente del CCE explicó que todos los proyectos que participaron en su análisis para ser contemplado en el plan cuentan con todas las características consideradas en la SHCP, y que ya pasaron y pasarán por distintas fases: presentación, visualización de oportunidades; preparación; análisis; autorización y ejecución.

"Creemos que este plan es una forma de recuperar y hacer crecer la economía al nivel que intentábamos llegar desde inicio de la administración del presidente López Obrador, nos interesa apoyar, estructurarnos de la mejor forma para continuar en este proyecto", dijo Salazar Lomelín.

Explicó que esta será una de las acciones más importantes para la recuperación del empleo y la economía en el país, "lo implícito en el proyecto representa la generación de 400,000 empleos en el país, esto se traduce en un trabajo bien pagado que genere consumo, que se tenga un carácter dual; además de mejor infraestructura para la transportación de personas y mercancías, en el corto plazo esto se traduce en consumo", dijo el empresario.

Carlos Salazar agregó que habrá una tercera parte del plan, la cual será presentada al ejecutivo cuando se tenga lista.

“Este es el segundo anuncio de inversiones del sector público con el privado, es una alianza para la inversión, desarrollo, para la creación de empleos; es algo muy importante que se esté uniendo el sector privado, el social para el crecimiento económico del país, para el bienestar, para la generación de empleos”, dijo por su parte el presidente, Andrés Manuel López Obrador.

De agosto a noviembre comenzó en México la recuperación en el mercado laboral con alrededor de 400,000 relaciones laborales activas, para un total de 19.7 millones de plazas, informó el Infonavit este lunes. Sin embargo, aún está lejos de los 20.3 millones de diciembre de 2019.

Entre el 1 de agosto y el 9 de noviembre el número de relaciones laborales registró un incremento de 2.7% respecto al trimestre previo, dio a conocer el instituto en su informe trimestral julio-septiembre 2020.

“Las divisiones económicas de la industria de la construcción y los servicios fueron las que sufrieron el mayor impacto al principio de la contingencia, aunque, la primera mostró una rápida recuperación a partir del mes de junio. Además, los pronósticos a 6 meses apuntan hacia un mayor dinamismo en las divisiones de agricultura, industria de la trasformación, y servicios sociales”, detalló el instituto en un comunicado.

Desde la última semana de mayo y hasta el 9 de noviembre, se han recobrado 175,500 puestos laborales en el sector de la construcción, detalla el reporte trimestral del instituto.

Del 31 de diciembre del año pasado al 10 de agosto de 2020 se perdieron 926,7000 relaciones laborales, según datos del informe trimestral abril-junio 2020 del Infonavit.

De marzo a mayo, México perdió más de un millón de empleos, siendo abril el peor mes en la materia, con la pérdida de más de 555,000 empleos formales, según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Al 31 de diciembre de 2019 había 20.3 millones de relaciones laborales en México, al 12 de mayo había 19.5 millones y 19.3 millones al 10 de agosto, de acuerdo con cifras del Infonavit.