El Instituto del Fondo Nacional de Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) presentó este miércoles su iniciativa de ley para que más trabajadores accedan a créditos para comprar terrenos, construir y ampliar su vivienda.

En la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador se dio a conocer que la reforma incluye dar más de un crédito a los trabajadores, estimando un incremento de 34.5% en la solicitud de créditos. También se busca el otorgamiento de crédito a personas que no tienen empleo.

Con esta última medida, se espera que haya una colocación de 10,000 créditos en el corto plazo, equivalente a 3% de la colocación total anual en hipotecarios que hace el Infonavit.

Las medidas propuestas desde octubre pasado como el financiaimiento de terrenos para la construcción de vivienda y el financiamiento a la autoconstrucción, ampliación y reparación se mantienen tal y como lo anunció el presidente en octubre pasado.

Carlos Martínez, director general del Infornavit, dijo que la propuesta de usar el crédito para la compra de terrenos tendrá un impacto en estados de la zona sur del país, como Oaxaca, y que ya hay más de 320,000 trabajadores que han mostrado interés.

"En el caso de Oaxaca, 80% es propiedad comunal o ejidal, entonces no hay terrenos para desarrollos. Sin embargo, si podrá adquirir suelo ejidal", destacó Martínez.

El Instituto destacó que con esta reforma se eliminarán los intermediarios.

El secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Román Meyer, presentó una plataforma llamada "Decide y construye", que estará disponible desde diciembre de este 2020, con la que los mexicanos podrán consultar si su vivienda se encuentra en lugar de riesgo, los precios de los materiales requeridos para la construcción así como planos para la construcción de la misma.

Los seis bancos más grandes de México por número de activos administrados enfrentaron un impacto en sus ingresos durante el tercer trimestre del año, aunque mantuvieron una morosidad considerablemente sólida gracias a los programas de diferimiento de créditos.

De estas empresas, solo BBVA México y Banorte tuvieron un aumento en su utilidad neta en el tercer trimestre en comparación con el mismo periodo de 2019, mientras que instituciones como HSBC y Citibanamex destacaron por la caída de sus utilidades.

"El sector financiero reportó cifras débiles tras una combinación de menores tasas de interés, desaceleración en el ritmo de crecimiento de las carteras de crédito e incremento en las estimaciones preventivas para riesgos crediticios", señala en un reporte Intercam Banco.

En cuanto a la morosidad, los bancos mantuvieron niveles similares a trimestres anteriores gracias a los programas de diferimiento de créditos y las normas contables dadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). Sin embargo, el sector espera un repunte de este indicador en los siguientes meses.

"En el cuarto trimestre y la primera mitad del 2021 esperamos que se vea un poco más afectado por la terminación de los criterios contables especiales; sería lógico que la morosidad lograra verse impactada", dijo Alejandro González, analista de Intercam.

El término de los programas de diferimiento en el cuarto trimestre del año serán clave para que las instituciones financieras determinen el riesgo de que sus clientes no paguen su crédito.

Instituciones como Banorte han dicho que el plazo de gracia se terminó para el 64% de los clientes que pidieron esta concesión y de ellos, el 82% logró reanudar sus pagos con normalidad. Además, a su favor jugó el crecimiento de su cartera de crédito que aumentó 8% en el tercer trimestre.

En el caso de Santander, el 85% de sus clientes ya se puso al corriente con sus pagos mientras que el resto o solicitó una reestructura o están atrasados en el pago de las mensualidades.

Entre julio y septiembre, los bancos también refirieron que ante la baja en la tasa de interés de parte del Banco de México (Banxico) sus ingresos se vieron mermados y es que hasta septiembre, la tasa de interés se ubicó en 4.25% mientras que en septiembre de 2019, la tasa se ubicaba en 7.75%.

Bancos como Citibanamex y BBVA México decidieron continuar con las reservas preventivas mientras que en el lado contrario Banorte ya no implementó esta medida por considerar que las hechas en el segundo trimestre, por 4,868 mdp, fueron suficientes para enfrentar la crisis.

La cautela de los clientes y de las instituciones para el otorgamiento de los créditos se mantendrán en los siguientes meses por lo que se espera que la banca no logre el mismo crecimiento que el observado en 2019.

"La debilidad en los ingresos por ventas de bienes y servicios aunada al deterioro de las condiciones para invertir han afectado negativamente la demanda de financiamiento bancario por parte de las empresas, perdiéndose con ello uno de los principales motores de impulso al crédito para el sector privado", destaca un reporte de BBVA México.

La inflación en México se acelerará en octubre para ubicarse por encima de la meta oficial, señala un sondeo de la agencia Reuters, lo que podría llevar al banco central a mantener en su nivel actual la tasa de interés referencial en su próxima decisión de política monetaria.

La mediana de las proyecciones de ocho especialistas arrojó una tasa de un 4.06% para el índice general de precios, comparado con el 4.01% registrado hasta septiembre.

De confirmarse la estimación, se trataría de su mayor nivel desde el 4.28% de mayo de 2019.

Esta semana, Banxico dio a conocer su más reciente encuesta de expectativas de analistas privados, en donde elevaron a 3.95%, desde 3.86%, su pronóstico para la inflación al cierre de este año y prevén que la tasa de referencia cierre el presente ejercicio en 4.00%.

El Banco de México (Banxico), que ha recortado la tasa de interés referencial en 400 puntos base desde agosto del año pasado hasta su nivel actual de un 4.25%, tiene un objetivo permanente de inflación del 3% +/- un punto porcentual. Su próxima decisión está programada para el jueves.

Analistas consultados en un sondeo de Banxico prevén que la tasa de referencia cierre el año en 4.00%, es decir, 25 puntos base por debajo de la estimación previa.

Sólo en octubre, los precios habrían crecido un 0.58%, según la encuesta, mientras que para el índice subyacente la mediana de las proyecciones arrojó un aumento del 0.26%.

En cuanto a la inflación subyacente a tasa interanual, las estimaciones indican que se ubicaría en un 4.00%.

El instituto de estadística divulgará el lunes el comportamiento del Índice Nacional de Precios al Consumidor durante octubre.

Con información de Reuters

El déficit para financiar los objetivos de desarrollo sostenible que se ha fijado la comunidad internacional se va a incrementar en un 70% este año a causa del impacto de la crisis del coronavirus, que por primera vez en más de dos décadas va a provocar un aumento de la pobreza extrema en el mundo.

Este es el negro diagnóstico de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que en un informe publicado este lunes pone cifras al ensanchamiento de la brecha entre los fondos disponibles y los necesarios para alcanzar los objetivos que se fijaron para el horizonte de 2030.

Según sus cálculos, la crisis va a aumentar en 1.7 billones de dólares más en 2020 esa brecha de financiación de las metas que se establecieron en la conferencia internacional en Adís Abeba en 2015, que antes de la crisis ya era de 2.5 billones.

En primer lugar, la magnitud de la recesión que se espera en 2020 habría requerido que los países en desarrollo tuvieran un billón de dólares más para igualar el esfuerzo que están haciendo los miembros de la OCDE con sus paquetes de recuperación anticrisis, gracias a que éstos disponen de un amplio margen para endeudarse.

En paralelo, los flujos privados dirigidos al desarrollo sostenible se van a recortar en 700,000 millones de dólares, lo que significa un descenso un 60% mayor que el que hubo con la crisis financiera.

"Necesitamos una acción inmediata para equilibrar la financiación en favor del desarrollo sostenible", subrayó en la presentación del informe el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, que insistió en que los compromisos contraídos en 2015 "se tienen que mantener".

Gurría hizo hincapié en que pese a la crisis debe mantenerse la ayuda pública al desarrollo, que constituye el "catalizador" para la llegada de fondos privados.

Constatar esas carencias resulta particularmente duro cuando la pandemia va a provocar que este año 200 millones de personas pierdan sus puestos de trabajo y 100 millones caigan en la pobreza extrema, cuando había bajado de forma significativa entre 2015 y 2019 hasta el 8.2% de la población.

Eso supone un cambio de tendencia desde que en 1998 se venía produciendo un descenso ininterrumpido de la pobreza en el mundo.

Los autores del estudio hacen notar que un 1.1% del total de activos financieros en manos de los bancos, de los inversores institucionales y de los gestores de fondos (4.2 billones de dólares) serían suficientes para cubrir las crecientes necesidades del desarrollo sostenible.

El abismo financiero entre esos mundos queda ilustrado con el hecho de que en 2017 en los países en desarrollo el dinero invertido en fondos de pensiones suponía menos del 20% de su PIB y el de las compañías de seguros menos del 15%. En los Estados de altos ingresos, por el contrario, esos activos financieros pesaban el 45% y el 40%, respectivamente, de su PIB.

La OCDE no solo considera que no son suficientes los actuales niveles de ayuda pública al desarrollo, sino que tiene que ir mejor dirigida ahí donde están las mayores necesidades y en paralelo retirarla de actividades no sostenibles.

Eso significa, de forma particular, orientar la financiación del desarrollo a los objetivos del cambio climático, hacia los que ahora únicamente se dirige el 20%.

La primera ministra de Noruega, Erna Solberg, explicó que el desarrollo sostenible y la lucha contra la pobreza extrema es también el interés de los países ricos.

La conferencia internacional de Adís Abeba identificó siete líneas en las que se deben concentrar los esfuerzos de financiación, como la protección social y los servicios públicos esenciales para todos; el fin del hambre y de la malnutrición; la generación de empleo productivo y trabajo decente; la protección de ecosistemas; o la promoción de sociedades pacíficas e inclusivas.

La inflación de México se aceleró en octubre a su mayor nivel en 17 meses, aunque casi en línea con lo esperado por el mercado, lo que mantiene intactas las expectativas de un nuevo recorte a la tasa de interés interbancaria del banco central esta semana.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor avanzó a 4.09% a tasa anual hasta octubre, informó el lunes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Se trata del mayor registro desde el 4.28% de mayo de 2019. Hasta septiembre, la tasa era de 4.01%.

"En general, dada la profunda recesión, la tímida respuesta fiscal y el nivel aun relativamente alto de las tasas nominales, el contexto de inflación no debería impedir que el banco central se relaje aún más", dijo Alberto Ramos, economista de Goldman Sachs.

El próximo aviso de política monetaria está programado para el jueves. A finales de septiembre, Banco de México recortó la tasa clave por undécima ocasión consecutiva, destacando los retos derivados de la pandemia.

La aceleración estuvo asociada principalmente a incrementos en las tarifas de la electricidad, así como en los precios de algunos productos agrícolas, como el jitomate y la cebolla.

La inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina productos de alta volatilidad, registró una variación del 3.98%.

Sólo en octubre, la inflación subió un 0.61%, mientras que para el indicador subyacente tuvo un avance del 0.24%.

Con información de Reuters

El banco HSBC México realizó su primera transacción piloto a través de blockchain con la emisión de una Carta de Crédito para la importación de productos provenientes de Hong Kong de la empresa de ropa y calzado deportivos Grupo Charly, informó el grupo financiero en un comunicado.

Una Carta de Crédito funge como el compromiso de pago que proporciona un banco para que dos partes que quieren hacer negocio puedan hacerlo con seguridad, principalmente para operaciones de comercio exterior.

“Esta transacción tuvo lugar el lunes 26 de octubre, cuando HSBC México emitió la Carta de Crédito de Grupo Charly. Posteriormente, la presentación de documentos tuvo lugar el 2 de noviembre, los cuales fueron aceptados en menos de 24 de horas. Con ello, la transacción concluyó exitosamente el tres de noviembre, cuando se realizó el pago de la Carta de Crédito”, informó HSBC México.

Esta última etapa del proceso, cuando tiene lugar la presentación y aceptación de la Carta de Crédito de parte del comprador en México tomó menos de 24 horas, cuando normalmente una operación similar por canales tradicionales requiere de 5 a 10 días, considerando todas las autorizaciones y validaciones necesarias para las Cartas de Crédito en general.

De acuerdo con el documento, esta operación fue manejada en su totalidad por HSBC. HSBC México emitió la Carta de Crédito para la importación de productos de Grupo Charly desde Hong Kong. A su vez, ese país notificó la Carta de Crédito a la empresa en ese país para el subsecuente embarque de mercancía con destino a Estados Unidos.

“En este caso, todos los involucrados en la operación utilizaron la plataforma digital Contour, usada por HSBC Holdings y otros bancos internacionales, a través de la cual el comprador, el vendedor, HSBC México y HSBC Hong Kong, pudieron visualizar, validar y autorizar la Carta de Crédito que hizo posible la compra-venta de Grupo Charly, recortándose los tiempos que involucra una operación de este tipo desarrollada de forma tradicional”, refirió.

Cabe resaltar que la tecnología Blockchain es una lista de registro de documentos que crece continuamente con cada transacción como un bloque (block), así que cada nueva transacción se añade y crea una cadena permanente de información. A su vez, la tecnología DLT (Distributed Ledger Technology) hace posible la digitalización del comercio a través de una red descentralizada privada y con permisos de identidad y seguridad. Permite una total transparencia en la transacción para todos los participantes –vendedores, compradores, bancos y otros—de forma segura y en tiempo real, con lo cual cada uno de ellos puede tener copia del historial de la operación.