El gobierno de México pagará el viernes un adelanto para la compra de los primeros lotes de una vacuna contra el COVID-19, que deberán estar disponibles en el primer trimestre de 2021, dijo el martes el secretario de Hacienda, Arturo Herrera.

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, aseguró la semana pasada que ordenó pagar los anticipos para adquirir las dosis y detalló que el Gobierno dispone de unos 458 millones de dólares para cubrir esos gastos.

"Este viernes formalizaremos los primeros contratos para la adquisición de la vacuna contra el COVID-19 y haremos el primer adelanto para la compra de los primeros lotes que deberán estar a disposición de nuestro país en el primer trimestre del próximo año", dijo Herrera durante su comparecencia en el Congreso.

México, que conversa con firmas de Alemania, China, Estados Unidos, Francia, Italia y Rusia, acordó producir con Argentina la vacuna de la farmacéutica AstraZeneca para América Latina, y forma parte de COVAX, una alianza global de acceso universal a las dosis liderada por la OMS.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) mejoró ligeramente sus previsiones para la economía de México, pasando de una contracción de 10.5% a una caída del PIB de 9% este año.

"Con base en estas proyecciones, el empleo, el ingreso y la pobreza van a tardar varios años en volver al nivel previo a la pandemia", estimó el FMI en su informe periódico sobre la economía del país, conocido como Artículo IV.

En junio la entidad con sede en Washington pronosticó una contracción del PIB de Latinoamérica de 9.4%, con una caída del producto de México de 10.5%.

En el nuevo informe el FMI indicó que no sólo están en juego los logros de la última década, sino que "el desafío de larga data de México para un crecimiento parece destinado a empeorar".

"Hay una recuperación a dos velocidades, con un repunte en la manufactura impulsada por la demanda externa y una débil demanda interna", indicó el Fondo.

Entre los riesgos que acechan a la segunda economía latinoamericana, la entidad citó un posible resurgimiento de la Covid-19 a "nivel nacional, una perturbación prolongada de los mercados laborales y nuevos episodios de volatilidad financiera global".

El FMI también destacó que México tiene espacio para reducir aún más su tasa de interés referencial, lo que daría un "mayor alivio" a la economía.

El banco central de México recortó a fines de septiembre la tasa de interés clave a un 4.25%, mencionando que los retos derivados de la pandemia de coronavirus incluyen una importante afectación a la economía, así como un choque financiero y sus efectos sobre la inflación.

"Unas tasas más bajas proporcionarían un mayor alivio a la economía, con un riesgo probablemente limitado para la estabilidad financiera externa", dijo el FMI en el reporte sobre las conclusiones preliminares de una misión a México.

"Un menor costo de los préstamos ayudaría a reducir las presiones del servicio de la deuda, especialmente entre los prestatarios más débiles, posiblemente impulsaría la inversión y aumentaría el atractivo marginal de los servicios de crédito del banco central", añadió.

La pandemia ha profundizado las expectativas de deterioro de la segunda mayor economía de América Latina, que podría caer hasta un 12.8% este año, según estimaciones del banco central.

El FMI dijo que es "fundamental" limitar los daños causados por la pandemia -que ha dejado en México 789,780 casos de coronavirus y casi 82,000 decesos-, además de sentar las bases para una recuperación y encaminarse hacia un crecimiento "sólido, duradero e inclusivo".

Con información de AFP y Reuters

 

La extinción de 109 fideicomisos, por los que el gobierno federal prevé se liberen 68,000 millones de pesos (mdp), promoverá el reparto de estos recursos de manera discrecional, además de que en el largo y mediano plazo representará menos capacidad del sector público para manejar sus presupuestos.

Ayer martes, se aprobó la extinción de 109 fondos y fideicomisos, de un total de 338 en existencia. Esto permitirá que se canalicen recursos al gobierno federal por cerca de 68,000 mdp, equivalentes a 1.2% de los ingresos totales que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) estima al cierre del 2020. “Lo anterior no tuvo un efecto observable sobre el tipo de cambio, pero representa un mayor riesgo en el mediano y largo plazo para México”, consideró Banco Base en un análisis.

“Lo que los fideicomisos tratan de evitar es la discrecionalidad en el gasto; una forma de etiquetar y destinar algunos recursos a ciertos objetivos en particular. Cuando eliminas los fideicomisos y absorbes los recursos es con la finalidad de utilizarlos de forma muy discreta, y obviamente no es recurrente porque se van acabando los fideicomisos y vas absorbiendo y utilizándolos de una forma que el gobierno los utilice sin restricción”, explicó Alejandro Saldaña, economista en jefe de Ve Por Más.

El objetivo de esta eliminación, de acuerdo con Arturo Herrera, secretario de Hacienda, en comparecencia con diputados la semana pasada, es revisar y transparentar los recursos en estos fideicomisos, por lo que estos apoyos seguirán llegando a los beneficiarios, pues en vez de llegar por vía de los fideicomisos, lo harán por vía del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) cada año.

Esto es posible, para ello se tienen que generar nuevos programas, pero la duda es si, tras las necesidades que se tienen por la emergencia sanitaria y la falta de ingresos por un menor dinamismo económico, alcanzarán estos recursos. Además debe considerarse que los recursos que están en fideicomisos, la mayoría de las veces, son para financiar proyectos de investigación, por ejemplo, de más de un año, explicó Alejandra Macías, investigadora del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Entre los fideicomisos que se extinguirán de acuerdo al decreto aprobado el martes están: el Fondo Institucional del Conacyt (FOINS); los fondos mixtos de Fomento a la Investigación Científica y Tecnológica para las entidades federativas; el fondo del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE); Colegio de la Frontera Norte; Instituto de Ecología; Fondo Metropolitano; el Fondo para el Cambio Climático; el fondo para la protección de personas defensoras de Derechos Humanos y periodistas, el Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento, y el Fideicomiso Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (FIDECINE).

Por ahora, quienes trabajan con recursos de estos fideicomisos tendrán que terminar con las obligaciones del ejercicio 2020, lo concerniente al presupuesto de los fideicomisos será a partir del 2021, los recursos al regresar a una bolsa general, ya no regresarían para los objetivos para los que fueron creados, se concentrarán en los programas prioritarios del actual gobierno, a través de nuevos fideicomisos o fondos creados o controlados por Morena, explicó a Expansión una fuente cercana al proceso que pidió el anonimato.

Ayer, en la comparecencia de Arturo Herrera en el Senado, Alejandro Armenta de Morena explicó que este partido buscará la creación de fondos para no afectar a investigadores, cineastas, artistas, deportistas y periodistas, entre otros por la desaparición de estos fideicomisos.

El marco legal en materia de finanzas públicas no cuenta con un instrumento para dar seguimiento a estos recursos, los cuales están etiquetados y que pasarían a una bolsa general. Lo mismo que pasa con los recursos que el Estado obtiene por el cobro de impuestos a productos dañinos para la salud, y que deberían utilizarse, por ejemplo, para la prevención y tratamiento de enfermedades ocasionadas por fumar.

Cabe destacar que, desde abril, la SHCP ha trabajado en la extinción de estos fideicomisos, de los cuales, hasta el cierre de junio pasado, se habían eliminado ocho por 55,000 mdp, de acuerdo con la subsecretaría de egresos de Hacienda, parte de estos recursos se canalizaron a proyectos prioritarios como el Tren Maya, además de programas de créditos a pequeños y medianos empresarios por 25,000 pesos cada uno.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, refirió ayer en conferencia de prensa, que parte del dinero liberado puede utilizarse para comprar vacunas contra el Covid-19, “es un recurso que se requiere para comprar las vacunas para el Covid, para que se tenga el derecho a la vacuna de manera universal. Se va a emplear bien, va a ser para la gente el apoyo”, dijo.

 

La Inversión Fija Bruta, que representa los gastos realizados en maquinaria y equipo de origen nacional e importado, así como los de construcción, registró un crecimiento en términos reales de 4.4% durante julio, frente a junio pasado, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

De acuerdo con cifras del Instituto, el crecimiento perdió vigor luego de que en junio pasado el incremento mensual fuera de 20.1%, y se registrara la mayor caída mensual durante el año en abril con -30.1%.

Por componentes, los gastos efectuados en maquinaria y equipo total aumentaron 11.1% y en construcción ascendieron 1.1% en el séptimo mes de 2020 frente al mes precedente, según datos ajustados por estacionalidad.

En términos anuales la caída de este indicador fue de 21.2% en julio pasado, respecto al mismo mes de 2020.

La caída anual se refleja tras 18 meses continuos de caídas, la mayor en el año fue en mayo con -38.7%, la racha negativa comenzó en febrero de 2019, refieren cifras del INEGI.

A su interior, los gastos en Construcción registraron -23.7%, y en maquinaria y equipo total -17.6% con relación a los de julio de 2019, con series desestacionalizadas.

La reforma a las pensiones que presentó el gobierno en semanas pasadas pudo considerarse una reforma exitosa, pero el tema de la reducción de las comisiones levanta más de una ceja.

Expertos consultados por Expansión señalan que la propuesta del gobierno de bajar drásticamente las comisiones podría afectar en la calidad del servicio que requieren los trabajadores, generará mayor incertidumbre para los inversionistas y afectará la competencia en el sector.

¿Qué dice la propuesta de reforma al sistema de pensiones? "Las comisiones que cobren las administradoras de fondos para el retiro estarán sujetas a un máximo, el cual resultará del promedio aritmético de los cobros en materia de comisiones en los sistemas de contribución definida de los Estados Unidos de América, Colombia y Chile (...) En la medida en que las comisiones en estos países tengan ajustes a la baja serán aplicables las mismas reducciones y, en caso contrario, se mantendrá el promedio que al momento se esté aplicando".

De acuerdo con la propuesta, las comisiones deberían bajar al 0.54%, que es el promedio de lo que se cobra en Colombia (0.62%), Chile (0.54%) y Estados Unidos (0.45%). En este 2020, el promedio de la comisión que cobran las Afores en México es de 0.92%.

Considerar a las comisiones que se cobran en los tres países de referencia no tiene fundamento, además aleja o genera desconfianza entre los inversionistas, refiere Jorge Sánchez-Tello, director del Programa de Investigación Aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (FUNDEF).

"Se envía una señal muy negativa hacia la inversión, bajar de esa forma las comisiones no es una buena señal hacia la inversión privada, además de que puede concentrar más las Afores", considera el directivo de FUNDEF.

Los comparativos de México con esos países no tienen relación alguna, ni siquiera Estados Unidos que es el principal socio comercial de México; "puede haber similitudes en el modelo chileno y el mexicano porque el mexicano surge del chileno, pero las economías son diferentes, los costos de vida son diferentes, los costos de transacciones son diferentes, los tamaños de economía son diferentes", comenta Moisés Peñaloza, experto en temas de retiro y seguridad social.

"El mercado de las Afores empezó con 21 Afores, ahorita vamos en 10. Con esta reducción de comisiones puede suceder que desaparezcan otras Afores y puedes generar concentración de mercado", destacó Enrique Díaz Infante, director del Programa del Sector Financiero y Seguridad Social en Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY).

La propuesta del gobierno menciona que el porcentaje de comisión que se cobra en Estados Unidos se toma en cuenta debido a que es "al nivel al que México debe aspirar por ser un miembro del T-MEC".

"Si a esas vamos, el T-MEC prohíbe y castiga la fijación de precios y es lo que justamente está tratando de hacer el gobierno: fijar el precio de un servicio, lo cual es sumamente delicado, y que además podría ir contra la competencia que hay entre las propias Afores", comenta Sánchez Tello.

El especialista asegura que todavía hay margen para bajar las comisiones, pero bajo ciertas formas o mecanismos. La industria ya había hecho el compromiso de bajar las comisiones al 0.70% hacia 2024 por lo que la iniciativa solo genera incertidumbre para el sector privado.

Sánchez-Tello añadió que hay un mito de que en la medida en que se bajen las comisiones que cobran las Afores, habrá más rendimientos, lo que asegura que no es cierto.

"Por ejemplo, PensionISSSTE -que es el que tiene la comisión más baja- no necesariamente ha tenido el mejor rendimiento si lo comparas con las otras Afores. Entonces, esa es una de las mentiras que a lo mejor han permeado durante muchos años", explicó.

Añadió que con esta propuesta de reforma al sistema de pensiones, el gobierno mandó una "muy mala señal" de que es capaz de controlar cualquier precio en la economía.

Los expertos coinciden en que bajar las comisiones podría generar que algunas Afores desaparezcan cuando deje de ser rentable y tengan que vender el negocio; al final del día, esto impactaría a los usuarios ante la falta de competencia y una merma en la calidad de servicio.

Peñaloza destacó que actualmente las Afores hacen inversiones en materia tecnológica para mejorar la experiencia de los usuarios con aplicaciones móviles, crear portales web, cursos y capacitaciones así como en personal que asesora a los clientes.

"El trabajador va a decir sí gano más, pero va a ser un viacrucis porque no va a haber nadie que me atienda, no va a haber tecnología, es regresar a esquemas de burocracia", consideró.

 

El Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) en septiembre llegó a niveles de 2018, previos a la elección presidencial, de acuerdo a cifras dadas a conocer hoy por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el Banco de México (Banxico).

En septiembre pasado el ICC marcó 35.9 puntos, el más alto desde que inició la pandemia, lejano a los 42.5 puntos de marzo pasado, y cercano al de 37 puntos registrado en junio de 2018, refieren datos del INEGI.

Comparada con el mes de agosto, la confianza del consumidor creció 1.1 puntos, y frente al mismo mes de 2019 tuvo una reducción anual de 9.1 puntos, con cifras desestacionalizadas.

“Este indicador resulta de promediar cinco indicadores parciales que recogen las percepciones sobre la situación económica actual del hogar de los entrevistados con respecto a la de hace un año; la situación económica esperada del hogar dentro de doce meses; la situación económica presente del país con respecto a la de hace un año; la situación económica del país dentro de doce meses; y qué tan propicio es el momento actual para la adquisición de bienes de consumo duradero”, detalló Banxico.

Con cifras ajustadas por estacionalidad, en el noveno mes de 2020 el componente correspondiente a la opinión sobre la situación económica de los integrantes del hogar en el momento actual frente a la que tenían hace doce meses presentó un alza mensual de 0.5 puntos.

El rubro que evalúa la expectativa sobre la situación económica de los miembros del hogar dentro de doce meses respecto a la que registran en el momento actual creció 2.2 puntos. La variable que mide la percepción de los consumidores acerca de la situación económica del país hoy en día comparada con la que prevaleció hace doce meses aumentó 0.8 puntos en su comparación mensual.

Mientras que el indicador que capta las expectativas sobre la condición económica del país esperada dentro de un año respecto a la situación actual avanzó 1.1 puntos.

Finalmente, el componente relativo a la opinión sobre las posibilidades en el momento actual por parte de los integrantes del hogar, comparadas con las de hace un año, para efectuar compras de bienes durables, tales como muebles, televisor, lavadora y otros aparatos electrodomésticos se incrementó en 0.4 puntos respecto del nivel reportado el mes anterior.