En el primer semestre del año se registró un fuerte desplome a doble dígito tanto en deuda gubernamental mexicana como en renta variable, ambos en posesión de extranjeros, ante una mayor aversión al riesgo por parte de los inversionistas por la pandemia del Covid-19, según datos del Banco de México.

La tenencia de renta fija gubernamental en posesión de residentes en el extranjero disminuyó 15.03%, o 323,086 millones de pesos de 2.148 billones de pesos a 1.825 billones de pesos, en los primeros seis meses del año, mientras que en acciones mexicanas en el mismo periodo la posición de no residentes en títulos de renta variable cayó 29.66%, o 44,257.6 millones de dólares, de 149,194.8 millones de dólares al cierre del 2019 a 104,937.2 millones de dólares.

Considerando el tipo de cambio al cierre de junio, la salida de renta fija gubernamental en manos de extranjeros representa aproximadamente 14,073.53 millones de dólares, que, en conjunto con el saldo de renta variable, suma un aproximado de 60,064 millones de dólares.

El primer semestre del año ha sido complicado para los activos globales debido al impacto económico por la crisis sanitaria. Según un reporte de Intercam, el panorama negativo de la calificación crediticia del país, los mensajes contradictorios del gobierno en materia de política pública y la fuerte recesión que enfrentará México por el impacto del COVID-19, mantienen alejados a nuevos flujos de capitales extranjeros para inversiones de portafolio en México.

Gabriela Soni, jefa de inversiones de UBS expresó que un mayor apetito por instrumentos del gobierno mexicano dependerá de si el sentimiento global mejora y aumenta la demanda por riesgo.

“Hemos visto interés en colocaciones recientes de deuda de distintos países, donde ha estado sobredemandada varias veces, la última colocación que hizo México tuvo demanda por más de 4 veces (la sobredemanda)”, expresó la estratega.

Pese a que la mayor disminución en ambos activos se registró entre finales de febrero y abril, en su última minuta de política monetaria, el Banco de México reconoció que las salidas de capital han continuado recientemente, y algunos de sus miembros refirieron que los datos acumulados indican salidas superiores a 13,000 millones de dólares en renta fija, mientras que uno de sus miembros expresó que “persiste debilidad en la demanda por dichos instrumentos”.

Este fenómeno no ha sido exclusivo de México, según datos del FMI, entre enero y abril se registraron salidas en mercados emergentes por hasta 100,000 millones de dólares por la incertidumbre alrededor de la pandemia.

En el caso de la renta variable, la disminución en el saldo también refleja la depreciación que ha sufrido el peso mexicano, que en el primer semestre del año fue de 21.55 por ciento, pues los montos en moneda local se expresan en dólares. Desde su mínimo del año en marzo en 95,429.9 millones de dólares, la posición de no residentes en títulos de renta variable muestra un alza de 9.97 por ciento.

Recientemente, Luis Alvarado, analista de capitales de Banco Base expresó que el grueso de la caída se concentró en los meses de mayor impacto por el coronavirus, además que, a diferencia de otras Bolsas, el S&P/BMV IPC continúa con un fuerte rezago respecto a su nivel de cierre del año pasado y el dólar está por encima de los 22 pesos por dólar.

En el primer semestre del año el índice referencial mexicano tuvo una caída de 13.37%, de 43,541.02 puntos en que finalizó el 2019 a 37,716.43 puntos al 30 de junio.

En mayo se tuvo el mayor impacto de la pandemia del coronavirus sobre los ingresos públicos, pero en caso de que se tenga un rebrote en el país se mantendrán los altibajos en las finanzas públicas, lo que complicará más la capacidad del gobierno no sólo para brindar apoyos fiscales sino para cubrir gastos, coincidieron expertos.

James Salazar, subdirector de análisis económico de CI Banco, explicó que en marzo y abril se había sorteado el efecto de la pandemia sobre los ingresos presupuestarios, pues presentaron crecimientos acumulados de 9.2 y 1.5%, respectivamente. Pero, en enero-mayo, se presentó una reducción de 3.1% y sólo considerando el quinto mes, los ingresos cayeron 23.1 por ciento.

“El mes de junio trae mejores cifras que en mayo por la reapertura económica en algunas actividades económicas y podríamos ver una recuperación mensual. Pero, si lo vemos en el acumulado (enero-junio) es posible que veamos caídas. Y en caso de que haya un rebrote, vamos a seguir viendo altibajos”.

Salazar indicó que, en los siguientes trimestres va a ser difícil lograr un crecimiento sostenido, lo que también se reflejará en las finanzas públicas, “no vamos a ver crecimientos sostenidos, sino vamos a ver más vaivenes en cada mes”.

Janneth Quiroz, subdirectora de análisis económico de Monex, consideró que, en caso de que exista un rebrote en el país por el Covid-19, la economía no se volverá a cerrar como se observó en abril, con lo que, no habrá un impacto tan fuerte en los ingresos, pero la recuperación será muy lenta.

“En Estados Unidos, donde se están registrando máximos en infectados, lo que se ha dicho es que no volverán a cerrar la economía al menos no como en abril que fue cuando se tuvo el punto más álgido en cuanto a medidas restrictivas, eso se podría estar aplicando en México, especialmente por la integración económica que se tiene entre ambos países”.

Recordó que, en junio se reabrieron sectores como la minería, la construcción y la fabricación de equipos de transporte (automotriz, camiones, industria aeroespacial y autopartes), lo que permitirá una recuperación ligera en los ingresos del país.

Prevén caída del PIB en dos dígitos en II Trim 2020

Para el segundo trimestre del año, CI Banco prevé una caída de la economía mexicana entre 15 y 20%, y para todo el 2020 estiman que el Producto Interno Bruto (PIB) caiga 9.5 por ciento. Monex prevé que la economía cierre el año con una caída de 9.5%, en el segundo trimestre estiman una reducción de doble dígito.

Ambas proyecciones están por arriba de lo que contempla la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la cual espera que el PIB se ubique entre -3.9 y 0.1% al cierre del 2020.

En materia de gasto, los especialistas comentaron que no se han registrado caídas significativas en el gasto acumulado, pero ante los menores ingresos, se podría complicar la ejecución de la estructura programática del presupuesto, a menos de que se hagan efectivos los recursos por la extinción de fideicomisos o un mayor uso de los fondos de estabilización.

“Independientemente de que no suceda el peor escenario (de un rebrote), van a quedar cortos en la cuestión de lo programado y presupuestado en ingreso y gasto, pues su escenario base era una caída del PIB menor de 5% , pero lo más probable es que sea de 8%, lo que les creará dificultades”, dijo Salazar.

Menor consumo afecta recaudación de IVA

Durante mayo, la recaudación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) fue de 57,704.8 millones de pesos, lo que significó una caída de 36.5%, en términos reales y respecto del mismo mes del 2019. Es la reducción más alta que se haya registrado desde 1990 para un periodo similar, de acuerdo con datos de la SHCP.

“Este desplome es sin duda por los efectos de la pandemia, mucha gente se quedó sin trabajo o vieron reducidos sus ingresos, con lo que el consumo de bienes se contrajo de manera significativa. La gente consumió menos”, aseguró Quiroz.

Salazar mencionó que, de acuerdo a la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE) del Inegi, alrededor de 12 millones de personas se quedaron sin ingreso y uno de los principales rubros donde los consumidores dejaron de gastar fue en bienes duraderos como autos, remodelación o electrodomésticos. “Entre más duren las medidas de confinamiento, le pega al consumo. Cualquier familia en tiempos de crisis deja de consumir y pospone planes”.

Tesla redujo el precio de su vehículo utilitario deportivo Modelo Y en 3,000 dólares, sólo cuatro meses después de su lanzamiento, ya que el fabricante de automóviles eléctricos quiere mantener el impulso de ventas en medio de la pandemia de COVID-19.

La reducción sigue a los recortes de precios en mayo en el Modelo 3, Modelo X y Modelo S. de Tesla.

La compañía encabezada por Elon Musk este mes registró una caída menor a la esperada en las entregas de automóviles en el segundo trimestre, resultados resistentes a pesar de la pandemia.

El Modelo Yahora tiene un precio inicial de 49.990 dólares, casi un 6% bajo el valor previo de 52.990 dólares, según el sitio web del fabricante de automóviles.

Tesla no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios de Reuters.

Mientras el presidente estadounidense Donald Trump se queja en Twitter de “encuestas falsas que nos castigan” y alaba “encuestas reales”, parece que hasta los encuestadores afines a su gobierno confirman que enfrenta una dura competencia contra el exvicepresidente Joe Biden, las cuales se alinean con lo que otras casas encuestadoras han descubierto.

“Alguien se ha dado cuenta de que las encuestas reales, en oposición a las encuestas falsas que nos castigaron en 2016 ya definen al Dormilón Joe Biden como alguien totalmente incapaz de controlar a la Izquierda Radical, el Crimen, la Cultura de la Cancelación… e inclusive lejos de mi en la RECONSTRUCCIÓN DE LA ECONOMÍA?”, tuiteó Trump el sábado.

Sin embargo, eso no es lo que pareció indicar Rasmussen Reports, una firma encuestadora que Trump ha citado por lo menos 16 veces dada su tendencia a ofrecerle números más amigables que otros sondeos.

La encuesta de 1,500 probables electores señala que Biden aventaja con 10 puntos porcentuales, con 50% de apoyo contra 40% de Trump. Asimismo, indica que la calificación aprobatoria de Trump también va a la baja, con 42%, contra 25% registrado en febrero.

A ello le siguió otra encuesta este domingo de Gravis Marketing y de One America News Network (OANN), una cadena noticiosa por cable que simpatiza con Trump, en la que muestra que el presidente lidera con 3 puntos en Georgia, un estado que él ganó por 5 puntos en 2016.

Ese sondeo también tuvo una muestra en la que 55% se afirmaban republicanos, contra 17% liberales, similar a otros sondeos de OANN en Arizona y Carolina del Norte que ven a Trump adelante pero por margen dentro de un dígito y con muestras que señalan una mayoría de electores republicanos.

El director ejecutivo de OANN, Robert Herring, ha dicho que quiere soltar sondeos que contrarresten las de los medios tradicionales. Eso se vio por primera vez en un sondeo en Florida, del cual Herring advirtió: “parece que va a ser favorable a Trump”. Sin embargo, esa encuesta, que ponía a Biden y Trump en un empate y señalaba una ventaja para el demócrata entre votantes que no se habían decidido por un candidato, se retiró al poco tiempo de su publicación.

Los sondeos internos del Partido Republicano a menudo señalan una situación más difícil que los encuestadores pro Trump que han salido al público. De acuerdo con un reporte del New York Times, sondeos privados del partido muestran que Trump va detrás en Georgia y Kansas y a 5 puntos de Biden en Montana. Esos serían resultados devastadores para Trump, quien ganó Kansas y Montana por 21 puntos en 2016.

Las “encuestas reales” que Trump citaba podrían no ser de encuestadores que simpatizan con él. De hecho, podrían no ser siquiera sondeos. Trump tiene un hábito de auto-medir sus propios niveles de aceptación entre los republicanos sin citar datos. Ha publicado tuits sobre la aprobación del Partido Republicano unas 50 veces en los últimos dos años y apenas en un par de ocasiones se ha referido a sondeos reales.

Al inicio de su mandato dijo que el Partido Republicano lo aprobaba con 90% en 2019, luego saltó a 93% el primer semestre de 2019, a 94% en lo que va de junio a octubre de 2019, 95% hasta abril y 96% desde entonces… sin desviaciones.

“El índice de aprobación del presidente Trump en el Partido Republicano es de 96%. ¡Gracias!”, tuiteó el viernes pasado. Pero ningún sondeo reciente (de hecho, ningún sondeo en 2020), ha ubicado su nivel de aprobación entre los republicanos en 96%. El nivel más alto se dio en julio, con 92% en una encuesta de Gallup. Uno de los dos sondeos que mencionó, Hill/HarrisX en mayo, ubicó en 83% su índice de aprobación entre los republicanos, a pesar de haber dicho que llegaba a 95%.

De marzo a junio pasados, la crisis económica de la pandemia del Covid-19 ha generado ya un millón 113,677 despidos en México, de acuerdo con cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Lo anterior luego de que en junio se registraran 83,311 bajas laborales, que se sumaron al millón 30,366 que se tuvieron de marzo a mayo y en donde abril fue el mes más crítico, con el despido de 555,247 personas.

La mayor pérdida de empleos se sigue registrando en las plazas consideradas como permanentes, es decir en donde se tenían contratos indeterminados, ahí se reportó la totalidad de la cancelación con 85,554 plazas.

Mientras tanto, en el empleo eventual empezó a darse un repunte con la creación de 2,243 empleos inscritos en junio en el Seguro Social.

Aun cuando la cancelación de plazas fue menor que en los meses de marzo (130,590), abril (555,247) y mayo (344,500); junio sigue reportando la mayor caída del empleo para el mismo mes desde que se tenga registro.

De manera consolidada, durante el primer semestre del 2020, la reducción del número de empleos formales es de 921,583, de los cuales 72% eran plazas de tipo permanente.

Al respecto, David Kaplan, especialista senior de la división de Mercados Laborales del BID, comentó en sus redes sociales que “el empleo registrado en el IMSS reportó la segunda mayor reducción y la tercera mayor reducción porcentual para un mes de junio desde que tenemos datos”. Además de que supera “el peor momento” de la crisis 2009.

Además, el IMSS resaltó que en los últimos doce meses se registró una disminución de 868,807 puestos, equivalente a una tasa anual de menos 4.3 por ciento.

“La pérdida de empleo ocasionada por el Covid-19 supera el millón de plazas; en cuatro meses se cancelaron muchos puestos y ello nos obliga a buscar todas las alternativas posibles; el desafío durante y posterior al confinamiento es tener empleos formales”, afirmó Armando Leñero, presidente del Centro de Estudios para el Empleo Formal (CEEF).

Asimismo, comentó que los empleadores han empezado a reportar una ligera recuperación del empleo como resultado de la reapertura escalonada de las actividades económicas sobre todo en lugares como la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey.

Leñero dijo que “las modalidades de contratación ilegal, que no dan ninguna prestación, incluido desarrollar un modelo de capacitación, no sólo han generado desigualdad creciente en la fuerza laboral, sino que impide a México crear oportunidades de empleos sostenibles a futuro y nos hace vulnerables a economías modernas”.

Cabe destacar que, de acuerdo con los analistas, en crisis pasadas, como en la del 2008-2009, la tasa de contrataciones se recuperó luego de una década, por lo que no sólo se tiene que evitar los despidos en el país, si no empezar a fomentar la contratación laboral.

Soporte productivo impulsará empleos

José Luis de la Cruz comentó que la reactivación de la economía mexicana dependerá del soporte que se le otorgue al sector productivo, es decir, “del entorno y de los apoyos que se generen para el sector real de la economía: la creación de empleo depende de la producción que se realice en el país, ya sea para el mercado interno o para la exportación”.

De ahí que es necesario que se creen las condiciones propicias para que el mercado laboral mexicano recupere el millón de empleos formales perdidos entre marzo y junio. “De igual forma se puede incidir para que los 13 millones de mexicanos que se encuentran en la informalidad encuentren una ocupación en la economía formal. Contribuir a mejorar las capacidades productivas, competitivas y de calidad en las empresas que exportan a mercados que tienen mayor capacidad de compra y en donde la economía tiene un mejor desempeño”.

En tanto, María Fonseca, directora del Instituto de Familias Empresarias para México y Latam, del Tecnológico de Monterrey, informó que dentro del sector formal los jóvenes y las personas de menores ingresos fueron las más afectadas. “No es dramática la caída, pero es una tendencia que se esperaba; además, vemos que la tendencia seguirá a la baja en este año. Al tratar de reactivar la economía no se da un comportamiento ordenado, ni mucho menos, no se ve una activación en el sentido de las actividades no esenciales, por ello, todavía no podemos ver que se de un cambio en la tendencia”, explicó.

Añadió que por entidad federativa las mayores pérdidas de empleo se concentran en Quintana Roo (-22.9), Baja California Sur (-11%) y Guerrero (-7.2), estados con importantes destinos turísticos, actividad que ha sido la más afectada por la emergencia, y que aún no tiene certeza de recuperación.

Cabe destacar que 29 entidades federativas se mantienen en números negativos en cuanto a la generación de empleo; y sólo Tabasco, Michoacán y Baja California reportaron una ligera creación de plazas.

Y respecto a los sectores que presentan crecimiento anual en puestos de trabajo, éstos son agropecuario, con 3.5%; servicios sociales y comunales con 2.3%; y electricidad con 0.1% por ciento. En su reporte, el IMSS también presentó el registro de patrones, que al mes de junio, reportó un crecimiento mensual de 2,823 patrones que representa el 0.9%; por lo que, hasta el 30 de marzo hay un millón 590 patrones.

Jorge Mendoza, director de Banobras, informó que ya hay una oferta de 120 millones de dólares para vender el avión presidencial, adquirido por el expresidente Felipe Calderón y utilizado por Enrique Peña Nieto.

“Recibimos una oferta para el avión presidencial por 120 millones de dólares que son 2 mil 697 millones de pesos. La oferta es en efectivo y en equipo médico”, informó Mendoza.

“Y en cuanto a la aeronave Gulfstream también se recibió una oferta y un depósito de 2.5 mdd”, añadió el funcionario en conferencia de prensa en Palacio Nacional.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador dio a conocer que se va a reiniciar la venta de boletos del sorteo del avión presidencial luego de que por la pandemia fue suspendida esta actividad por parte de la Lotería Nacional.

Ernesto Prieto, director general de la Lotería Nacional, confirmó que se han vendido 1 millón 355 mil “cachitos”, y ya se reactivó la venta, tras la interrupción por la pandemia de coronavirus.