Este lunes el Banco de México (Banxico) presentó lo que será el nuevo billete de 200 pesos mismo que comenzará a circular esta misma semana y el cual dejará de tener la imagen de sor Juana Inés de la Cruz, para ahora mostrar imágenes de Miguel Hidalgo y José María Morelos.

En conferencia de prensa el banco central presentó y habló sobre el nuevo billete, sus características y sus medidas de seguridad, entre otros detalles.

De acuerdo con Banxico, el nuevo billete representará de mejor manera la historia y riqueza natural que nos identifica como nación.

Es de mencionarse que el Banco de México es el encargado de proveer billetes y monedas a la economía, la decisión de poner en circulación un nuevo billete está a cargo de la Junta de Gobierno, formada por el gobernador y cuatro subgobernadores.

Además, el nuevo billete de 200 pesos tendrá en el anverso como temática histórica a la Independencia, las efigies de Miguel Hidalgo y José María Morelos, mientras que en el reverso se representará como patrimonio natural el ecosistema de matorrales y desiertos con el águila real y el saguaro, en la Reserva de la Biósfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar.

Todo negocio, sin importar el rubro, puede convertirse en social y ver a por las necesidades de las personas, promover el consumo responsable y a la vez, generar ganancias, solo hay que saber cómo desarrollarlo para que tener mayor impacto, mencionaron especialistas durante el Foro Growth de Entrepreneur 2019.

Detalló que para tener un verdadero negocio de impacto social, hay que abordar la parte de la sustentabilidad en un sentido amplio como la sustentabilidad de la gente y el ambiente, o de lo contrario no se podrá ser completamente sustentable. Esto a la vez permitía atraer más capital, aunque los ingresos no deben ser el enfoque del negocio.

En este sentido, Luis Harvey, fundador de Harvey Partners Company, indicó que al comenzar un negocio, lo primordial es analizar si se tiene un impacto social y definir las métricas que se deben seguir, que dependerán de las necesidades de la empresa.

Por ejemplo, en una refresquera antes el desperdicio de plástico no importaba, nadie se daba cuenta de lo que iba a pasar, como la contaminación de mares. Ahora, deben fijarse en reducir el impacto, por ello se trabaja en empaques biodegradables y estrategias de reciclaje.

“Cada empresa tendrá sus métricas y seguirán surgiendo empresas enfocadas en ello. En toda empresa hay que fijarse cuáles son los objetivos de la empresa. Hay que conocer las métricas para emprender”.

Fernando Moya Dávila, director del departamento de emprendimiento e innovación tecnológica de EGADE business school, indicó que como emprendedor, siempre hay que mantener presente el concepto de valor compartido, estrategia centrada en la creación de las empresas de un valor empresarial medible mediante la identificación y la solución de los problemas sociales que se cruzan con sus negocios. “Ya no se trata de maximizar las ganancias de los accionistas”.

Los tiburones de del programa Shark Tank México, afirmaron que si bien, el negocio no debe tener como fin único el de generar ganancias, el modelo debe crearse para obtenerlos, ya que así se podrá ser sostenible.

“No puedes pedirle a la gente que no contamine si no tiene los ingresos para mantener a sus familias. En las empresas es igual, para hacer estos negocios, hay que generar ingresos”, finalizó Harvey.

 

En términos generales los mexicanos califican con un 8.3 sus niveles de vida (en una escala del 1 al 10). Esta es una cifra positiva que se ha mantenido desde los meses previos, sin embargo, la inseguridad y la situación del país son los rubros peor calificados por la población.

A julio del 2019 los mexicanos le dieron una calificación promedio de 5.3 puntos el nivel de seguridad ciudadana, siendo el único rubro que reprueba la evaluación. La situación general del país la calificaron con 6.8 puntos, de acuerdo con cifras de los indicadores de Bienestar Autorreportado de la Población Urbana del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En este lapso se reportó que 47 de cada 100 mexicanos se muestran satisfechos con sus niveles de vida generales calificándolos con 9 y 10. Y 42 de cada 100 se mostraron moderadamente satisfechos otorgando 7 y 8 a sus niveles de vida.

En contraparte, sólo 19 de cada 100 mexicanos aseguraron estar satisfechos con la situación del país y sólo 7 de cada 100 se mostraron satisfechos con la situación de seguridad ciudadana.

En comparación con el año previo, la mayoría de los componentes de la satisfacción de vida se mantuvieron sin cambios. El único que bajó su calificación fue el de la seguridad ciudadana: en julio del 2018 obtuvo 0.10 puntos más.

La vida personal y la rutina, con lo que más están satisfechos

Los rubros mejor calificados por la población mexicana son las relaciones personales y sus actividades y ocupaciones que obtuvieron notas de 8.7 y 8.6 respectivamente. En estos dos rubros más de la mitad de la población se mostró totalmente satisfecha, 63 y 57% les pusieron calificaciones de 9 y 10.

Otros dominios con los que los mexicanos se muestran muy satisfechos son la vivienda, el estado de salud, los logros en la vida y las perspectivas que tienen a futuro. En todos estos rubros la población otorgó una nota promedio superior a 8.0 puntos de 10.

Por otro lado, los rubros con los que la población se muestra moderadamente satisfechas son el vecindario y la ciudad en la que viven y con la disponibilidad de tiempo libre para realizar actividades de gusto personal. En estos tres dominios las calificaciones promedio fueron 7.9, 7.3 y 7.8 puntos respectivamente.

¿Por qué es importante que los mexicanos estén satisfechos con la vida?

El bienestar subjetivo de la población está relacionado con su toma de decisiones personales y sociales, incluyendo las económicas. De acuerdo con el Inegi, existe una relación positiva entre los niveles de confianza del consumidor y el rango de satisfacción individual que tienen.

El grupo poblacional que mostró alta satisfacción con el nivel de vida también es el que registró mayor confianza en la economía nacional: su Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) se ubicó en 46.8 puntos mientras que el grupo de la población insatisfecha obtuvo un ICC significativamente menor de 30.8 puntos.

La importancia de identificar los rubros en los que los mexicanos se sienten insatisfechos radica en generar políticas públicas que incentiven un mayor bienestar en ellos e incentivar su confianza y como consecuencia sus niveles de consumo. Con estos resultados se observa que los focos rojos a atender son la situación del país, los niveles de inseguridad y las problemáticas en las localidades urbanas son lo que más preocupa a los mexicanos.

A cuatro días de que se entregue el Primer Informe de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, expertos consideran que en estos primeros ocho meses de gobierno (enero-agosto), si bien se ha mantenido el superávit primario y no se ha incurrido en nuevo endeudamiento, perciben diversos riesgos en la sostenibilidad de las finanzas públicas.

Comentan que ante el nulo crecimiento que se tuvo en el segundo trimestre del año y lo poco que pueda avanzar la economía en la segunda mitad del año, los ingresos presupuestarios podrían ser menores a lo que se tenía contemplado para el cierre del 2019, lo que podría acotar el margen para destinar más recursos a la inversión.

De acuerdo con el Plan de Negocios de Pemex, la Secretaría de Hacienda destinará 141,000 millones de pesos hasta el 2022 para mejorar las finanzas de la petrolera.

Además, se reducirá la carga fiscal del impuesto sobre Derecho a la Utilidad Compartida, con lo que el erario dejará de percibir de Pemex 158,000 millones de pesos entre el 2019 y el 2021.

James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CIBanco, indicó que, a grandes rasgos, los rubros macroeconómicos de las finanzas públicas van relativamente bien, sobre todo en los objetivos de mantener un balance primario positivo y de no incrementar los niveles de deuda como porcentaje del Producto Interno Bruto.

No obstante, coincidió en que Pemex sigue representando un riesgo para las finanzas públicas. “El margen que se tiene es muy limitado. Lo más probable es que veamos ajustes presupuestarios y que todos los ahorros que se puedan generar se envíen a Pemex para evitar aumentar sus niveles de deuda y generar desequilibrios en las finanzas públicas”.

 

Para el próximo Paquete Económico 2020, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) no contempla otorgar incentivos fiscales para el ahorro voluntario que realicen los trabajadores a su cuenta de afore, indicó Carlos Noriega Curtis, titular de la unidad de seguros, pensiones y Seguridad Social de la dependencia pública.

Mencionó que, en las reformas a la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro (SAR), que se aprobaron en la Cámara de Diputados y que están pendientes en el Senado de la República, se busca eliminar las restricciones de retiro del ahorro voluntario para que el trabajador pueda disponer de ese dinero cuando lo desee.

Actualmente, si un trabajador quiere retirar el ahorro voluntario que hizo, tiene que esperar dos meses si su ahorro lo cotizó para un periodo de corto plazo. Si su ahorro lo hizo para un periodo de mediano plazo, podrá disponer de ese dinero después de cinco años.

De acuerdo con los datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), en los primeros siete meses del año, el ahorro voluntario y solidario de los trabajadores sumó 82,563.8 millones de pesos, lo que significó un crecimiento de 24.3%, respecto al mismo periodo del 2018.

Estos recursos representaron 2.2% del ahorro total que administran las 10 afores que conforman el mercado por 3.72 billones de pesos. En julio del 2018, el ahorro voluntario representaba 1.9% del total.

Noriega Curtis, quien todavía hace un año era presidente de la Asociación Mexicana de Afores (Amafore), destacó que el acuerdo de reducción de comisiones fue un consenso entre las autoridades reguladoras y las afores que administran las cuentas de más de 64 millones de trabajadores.

El acuerdo, que fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el pasado 22 de agosto, plantea las políticas y criterios que tomará en cuenta la Consar en materia de comisiones para que vayan reduciendo de manera paulatina.

Indicó que, en diciembre, cuando las afores presenten sus propuestas de comisión para el 2020 a la Consar, deben converger hacia ese rango; además, deberán presentar las proyecciones de comisiones de los años 2021, 2022, 2023 y 2024.

El Banco de México (Banxico) recortó sus expectativas de crecimiento para este año y ahora espera que el Producto Interno Bruto (PIB) se expandirá en un rango que va de 0.2 a 1.7 por ciento. Se trata del cuarto recorte trimestral consecutivo que conduce el banco central en su pronóstico.

Este intervalo estimado, es inferior al previsto por ellos mismos en abril, cuando anticiparon que podría ubicarse el incremento del PIB entre 0.8 y 1.8% y está lejos del que tenía en noviembre, cuando consideraba viable alcanzar una expansión entre 1.1 y 2.1 por ciento.

En conferencia, para presentar el Informe Trimestral, destaca que la economía completó cinco trimestres estancada, “en atonía” y que es resultado de las caídas en el sector industrial, particularmente el relativo al petróleo, la caída de la construcción, de inversión pública y privada y de una débil participación del consumo.

Para el año entrante también recortaron el pronóstico, a un intervalo que va de 1.5% a 2.5% rango que está debajo del pronóstico previo que estaba entre 1.7% a 2.7 por ciento.