Mantener el trabajo y los ingresos son de las principales preocupaciones del 84% de los latinoamericanos, de acuerdo con una encuesta de Bumeran.

La crisis actual generó una fuerte pérdida de puestos de trabajo; sin embargo, países como México y Argentina han mantenido cierta estabilidad en estos rubros a diferencia del resto de Latinoamérica.

Bumeran realizó una encuesta con personas de seis países de Latinoamérica (México, Argentina, Chile, Perú, Panamá y Ecuador) para saber cómo se ha modificado su vida en estos aspectos. El 56% de los encuestados tiene entre 31 y 50 años y sólo el 17% está entre los 26 y 30 años. Un 62% de las respuestas fue de mujeres y un 38% de hombres.

Si hiciera un ejercicio en el que América Latina estuviera representado por 10 personas; los resultados equivaldrían a decir que 4 de estos 10 individuos mantienen su puesto de trabajo a pesar del COVID-19, tres personas perdieron su empleo debido a la crisis y 3 no tenían trabajo desde antes de la pandemia.

En este mismo tenor, México y Argentina tendrían 5 personas de cada 10 con retención de su puesto de trabajo. En Chile sólo 2 de cada 10 personas habrían mantenido su empleo.

En cuanto a la pregunta de quiénes han perdido su trabajo debido a la crisis sanitaria, tenemos que en Argentina y México sólo 2 personas de cada 10, y mientras que en Perú han sido 4 quienes están en esta situación.

Acerca de quienes no tenían trabajo desde antes de la pandemia, Chile y Panamá encabezan la lista con 4 de cada 10 personas. En contraste, México y Perú, sólo 2 de cada 10 personas estaban desempleadas.

El estudio destaca que en México y Argentina se observó mayor estabilidad en retención de empleo. México está por arriba del promedio de Latam en cuanto a retención de trabajo, y por debajo del promedio de pérdida de éste. Cabe señalar que el 80% de los encuestados mexicanos están contratados y 15% son freelance.

Home office, vivir para contarlo

En esta misma encuesta también se habló sobre cómo estamos viviendo el home office. Para un buen número de trabajadores la opción del home office ha resultado desconcertante para lograr equilibrar la vida personal y laboral, sin embargo, muchas personas estarían dispuestas a mantenerse en ese esquema.

Para el 25% de los encuestados es indispensable mejorar la conectividad (internet, herramientas tecnológicas para el trabajo remoto y capacitación digital).

“La necesidad de conciliar trabajo y hogar bajo el mismo techo seguramente tendrá impacto en la planeación y procesos de las áreas de Recursos Humanos. En el portal, por ejemplo, hemos creado un espacio en donde los candidatos pueden ver a detalle el tipo de beneficios con los que cuentan varias empresas ofertantes”, comenta Agustín Iglesias, Country Manager de Bumeran México.

Por otra parte, para los empleados sigue siendo importantes -en igual medida- la opción de contar con horarios flexibles y la promoción de la salud mental (18% de las preferencias para cada opción). Mientras tanto, los deseos de beneficios para el esparcimiento (como relajación o actividades lúdicas) tiene un 12% de preferencias.

¿Qué piensan las personas de la propagación del Covid-19? ¿Consideran que las medidas que implemento el gobierno del país en el que viven fueron las más adecuadas? ¿Están dispuestos a seguir al pie de la letra esas medidas? ¿Cuál era su situación laboral antes y después de la crisis sanitaria mundial? ¿Tienen los medios económicos para acatar el confinamiento? ¿Bajo que circunstancias familiares y de calidad de vivienda están enfrentando el aislamiento? ¿Son víctimas de violencia en su propio hogar? ¿Incrementaron su consumo de tabaco, alcohol o ansioliticos? ¿Hacen actividades físicas?

La crisis sanitaria mundial provocada por la propagación del Covid-19 ha puesto el foco en la necesidad de la investigación científica y generación de datos en torno a este virus, peto también de la necesidad de observar los efectos sociales y de salud mental de las medidas de confinamiento aplicadas en un gran número de países para contener el virus.

A través de la investigación social y con herramientas online un grupo de científicos de México, España, Chile, Ecuador y Brasil decidieron “aprovechar” este peculiar momento histórico para indagar los efectos de la pandemia entre un número amplio de habitantes de estos países.

“Se le ha dado mucha prioridad a la capacidad de los países para contabilizar los casos positivos del SARS-Cov2, se le ha dado mucha fuerza a todo lo que tiene que ver contabilizar el número de muertos a causa de esta pandemia y nosotros pensábamos como gente que trabajaba en el ámbito de la salud que también era importante incluir aspectos relacionados con la salud mental, emocional y mejor dicho hablar de impacto social, porque con esto también incluimos variables con el cambio en el impacto económico, lo que genera con la familia, a nivel de convivencia, lo que se engloba en estilos de vida”, detalló la doctora Constanza Jacques, del instituto Universitari d’Investigació en Atenció Primària de Barcelona.


Los integrantes de la investigación señalan que las circunstancias económicas y sociales de los pobladores de un país también influyen en su capacidad para poder seguir las medidas de confinamiento e incluso el curso de la pandemia en cada país.

“Pero también la situación en la que se encuentra la población de tener recursos de salud mental para enfrentar este brote y tener una interpretación realista de la crisis y tener conductas de salud y atender a las recomendaciones de gobierno”, apuntó la doctora Bianni León Gómez enlace con el equipo de investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública y Escuela de Salud Pública de México.

El estudio que inicio en abril en Cataluna, España, se aplica a través de un cuestionario online, pero conscientes de la brecha digital que puede generar este tipo de instrumentos, los científicos están siendo apoyados por organismos no gubernamentales para poder aplicarla entre grupos de personas que no tiene acceso a internet.

Las científicas recuerdan la importancia de la participación de la población para poder contar con más información, misma que se pueda traducir en recomendaciones de políticas públicas o colaboraciones con gobiernos para atender las consecuencias de esta pandemia.

Un grupo creado por tres académicos israelíes, un economista y dos expertos en sistemas biológicos y computacionales, trabajan en una propuesta ante el regreso a la llamada “nueva normalidad”, y pensando en la reactivación social, proponen ciclos de dos semanas en los que 4 días se trabaje y, cuando se haya corrido el riesgo de contagio, se pasen 10 días en cuarentena.

Los profesores Uri Alon y Ron Milo, del Instituto Científico Weitzmann, y el economista Eran Yashiv, de la Universidad de Tel Aviv, indican que no se puede retomar la economía sin causar una reactivación de las infecciones de COVID-19, por eso la apertura de negocios y escuelas nos enfrenta a un futuro incierto.

Esta información, señala que el modelo que proponen explota la característica principal del virus: su período latente, los tres días posteriores de media en los que la persona se contagia y contagia a otros.

Detalla que la estrategia funciona aún mejor cuando la población es dividida en dos grupos y ponen en marcha el método en semanas alternas.

Por su parte Yashiv explica que el método está pensado para los países que más han sufrido la pandemia, y para que sea adoptado en diferentes niveles, “puede ser una estrategia nacional, pero también local, a nivel de ciudad, pueblo, comunidad o compañía.

Un ejemplo de este método es el que lleva a cabo ya el Ministerio de Educación austríaco, el cual ya ha adoptado una versión del método: cinco días de trabajo y nueve de cuarentena y, según señala Yashiv, la red española de supermercados Mercadona también está en proceso de seguirlo, así como la compañía de crédito Master Card de Nueva York y probablemente los juzgados de San Diego, California.

Los modelos creados en el Instituto Científico Weitzmann israelí predicen que este ciclo de dos semanas puede reducir la reproducción del virus, es decir, la media de personas contagiadas por una persona, hasta por debajo de uno. De modo que un ciclo de 4-10 podría acabar con la pandemia y permitir una economía sostenible.

¿Cómo funciona?

Si alguien se contagia y no tiene síntomas, estará en contacto con personas fuera de su hogar durante solo cuatro días en dos semanas, y no diez, como sería en un horario laboral normal. Además, este método tiene otra gran ventaja, según sus creadores: reduce la densidad de personas en los trabajos y escuelas, limitando también así la propagación del virus.

Proponen que los chicos vayan a la escuela durante cuatro días consecutivos cada dos semanas en dos grupos alternos, y el resto de días usen métodos de aprendizaje remotos.

Los estudiantes irían al colegio los mismos días que los padres irían al trabajo. Las empresas trabajarían de manera continua, alternando entre dos grupos de trabajadores, para que la producción sea regular y constante.

Este método trata de prevenir los costes psicológicos y económicos de abrir la economía y tener que cerrarla de nuevo cuando los contagios, inevitablemente, se incrementen, ya que dar esperanza y luego arrebatarla puede provocar desesperación y oposición.

Los trabajadores, según este modelo, seguirán usando mascarillas y manteniendo distancia social en sus lugares de trabajo, y los tres expertos aseguran que puede ser aplicada en el momento en el que empiecen a declinar los contagios de manera estable, indicando que el confinamiento ha sido eficaz.

El modelo señala que esta estrategia debe ser parte de una más amplia de salida de la crisis, y que incluya el autoconfinamiento de aquellos que tengan síntomas y la protección de los grupos de riesgo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que durante el segundo trimestre del año se va a tocar fondo en materia económica. Pero aseguro que “de julio hacia adelante vamos a recuperarnos, ese es mi pronóstico y estoy trabajando para eso”.

Ante el panorama tan difícil que se espera en los próximos meses, existen empresas mexicanas que no dejaran de apostar por la inversión y el crecimiento y que han aprendido a adaptarse a esta nueva realidad.

“El nuevo panorama de la economía en el país le va a exigir a los negocios que ya venían en un modelo debilitado a nivel margenes y que dependen mucho de la atención directa como principal fuente de ingresos“, de acuerdo con Arturo Méndez, director general de La Clínica Dental.

Aunque para Méndez la pandemia es de una manera algo positivo ya que podría ser el inicio de una transformación que ya esta pasando a nivel mundial y ojala en México también hacia servicios más virtuales.

Ese es el caso de Neverías Frody que vio en el servio de entrega a domicilio una oportunidad para mantenerse.

“Tuvimos que reestructurar muchas áreas de la compañía para tratar de detener la caída y una de ellas fue el envió a domicilio”, dijo Beatriz Rodríguez, directora comercial y socia de Frody.

A través de las plataformas Uber Eats y DIDI Food, sus ventas aumentaron 700%, por lo que la empresa pudo implementar medidas para que el aumento de costos de los insumos utilizados no afectará los sueldos de los empleados, ademas de evitar un aumento en los precios.

“La realidad es que antes teníamos el servicio a domicilio pero no habíamos apostado tanto por este canal ya que naturalmente el postre es a lo que sales”, destacó Beatriz Rodríguez.

Durante esta endemia se dieron cuanta que existe una oportunidad e negocio.

“Tenemos una importante oportunidad de negocio para incorporar el servicio a domicilio, ya que vimos que la gente si le gusta pedir un postre y vimos que resulto un éxito”.

Una apuesta difícil
A pesar que sus ventas en sucursal bajaron cerca de un 40% a inicios de marzo, Neverías Frody mantuvo su fuerza laboral que es de 250 empleados en sus 40 sucursales en un factor clave para las entregas a domicilio.

“Queríamos aseguramos de que nuestros clientes supieran de que el servicio sería rápido para darle preferencia al servicio a domicilio“, comentó Beatriz Rodríguez, directora comercial y socia de Frody.

Ademas la compañia implemento en todas nuestras sucursales el sistema de pick up para entregas en el auto.

A pesar del incierto y hasta complicado panorama a futuro, Neverías Frody no abandona sus objetivos de crecer y continua con la apertura de 6 sucursales en CDMX, que es parte del plan para abrir 10 tiendas cada año durante los siguientes cinco para llegar a las 90.

“No es momento para pensar en la utilidad de la empresas, si no para seguir captando y conquistando clientes, por lo menos en CDMX. Queremos seguir colaborando con la creación de empleos”, dijo la directora comercial y socia de Frody.

Arturo Méndez, director general de La Clínica Dental considera que es un reto principalmente para las empresas que atiende directamente alas personas.

“Viene un reto muy fuerte para el gremio dental en general, porque así como el resto de negocios o de empresas de servios que atienden directamente a las personas tienen que adapatrse a esta nueva realidad y eso va a impactar de manera clara en sus ingresos”.

En el último mes, debido a la nueva realidad La Clínica Dental aumentó las medidas de seguridad e higiene para sus clientes y colaboradores y el personal administrativo se encuentra operando desde casa por seguridad.

Además está reclutando por medio de algunas plataformas a personal y en cuanto a los odontólogos ofrece capacitación constante para el uso de la tecnología.

La venta de vehículos ligeros en México durante el mes de mayo fue de 42 mil 28 unidades, lo que representó una disminución del 58.96% en comparación con mayo de 2019 cuando se vendieron 102,402 unidades, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El resultado significó la caída de ventas más pronunciada desde 1998, la cual se explicó por el aislamiento social motivado por la contingencia sanitaria ante la pandemia de COVID-19 que obligó a las distribuidoras de automotores a cerrar sus pisos de venta.

Esta circunstancia motivó a que sólo se pudieran comercializar vehículos a través de la combinación de canales de venta a distancia (atención telefónica, redes sociales, sitios web) y atención domiciliaria.

En el acumulado enero a mayo se comercializaron 373 mil 608 vehículos, mientras que en el mismo periodo del año anterior se colocaron 533 mil 748 unidades, lo que representó una disminución del 30%.

La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) explicó que desde el inicio del aislamiento social por COVID-19, se han modificado rápidamente los hábitos de consumo de la población y la capacidad de gestión de los distribuidores, adaptándose al entorno y utilizando de mejor forma estos canales.

“Esta circunstancia explica en buena medida que la venta en mayo haya sido mejor que en abril y con una caída relativa menor que la del mes anterior”, recalcó.

En abril se colocaron 34,903 unidades, lo que representó una caída de 64.5% en comparación con el mismo mes del año anterior.

En el orden de variables positivas también contribuyó el registro de venta de flotillas, incluyendo ventas internas entre personal de las propias empresas automotrices.

“No obstante que la comercialización de vehículos ligeros en mayo fue mejor a lo estimado, la fuerte disminución observada, 58.96% en el mes y 30% a lo largo del año, se suma a los resultados negativos registrados en el mercado mexicano desde junio de 2017, con lo que se ligaron 36 meses con resultados desfavorables”, recalcó la AMDA.

Advirtió que la situación del sector es delicada, ya que la continuidad del cierre de los pisos de venta de las distribuidoras en la mayor parte del país, incluyendo las entidades federativas de mayor venta de vehículos (Ciudad de México, Estado de México y Nuevo León) seguirá impactando negativamente la comercialización de vehículos.

Por esta razón, “los distribuidores de automotores mantienen su solicitud al gobierno federal para ser incluidos como parte de la cadena productiva de la industria automotriz y que la comercialización de vehículos sea considerada actividad esencial para poder abrir los establecimientos”.

“La comercialización de vehículos es una fuente relevante de captación de impuestos, generación de empleo y derrama económica que a través de más de 3 mil establecimientos contribuye de forma importante a la economía nacional”, subrayó.

Los muertos relacionados al coronavirus en México podrían llegar hasta 30,000, estimó el subsecretario de Salud, según una entrevista divulgada este miércoles, luego de que la cifra de fallecidos superara los 10,000 esta semana para colocar a la nación como la séptima con más decesos en el mundo.

La pandemia no muestra signos de debilitamiento en el país norteamericano que, hasta el martes, acumuló casi 100,000 infectados y 10,637 fallecidos en momentos en que las autoridades permitieron a algunos sectores de la economía, considerados esenciales, volver a la actividad.

“En febrero hicimos una estimación del número de casos totales (de infección): 275,000”, dijo López-Gatell al diario mexicano El Universal. “En esa misma predicción teníamos en promedio 12,500 fallecimientos. Es un intervalo de entre 6,000 a 30,000, con una media de 12,500”.

“Es un intervalo de predicción y, reitero una y mil veces, si y solo si las condiciones de las que surgió la predicción se conservan”, agregó el funcionario, quien a principios de mayo confesó a Reuters que “es muy probable” que en el país se esté subestimando la cantidad real de muertos.

México ha recibido críticas por ser la nación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que realiza menos pruebas per cápita para detectar el virus. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha pedido al país no abrir su economía de “manera inmediata” porque corre el riesgo de acelerar los contagios.

“Todavía no (está domada la pandemia), ni en México ni en el mundo”, reconoció López-Gatell a El Universal y agregó que “teme” que las autoridades regionales -de quienes ahora depende la reapertura de las actividades- relajen las restricciones y pueda darse un rebrote.