En septiembre se crearon 113,850 nuevos empleos formales en el país con un sueldo promedio de 402.8 pesos, según reportó el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

El IMSS dio a conocer este lunes que hasta el cierre de septiembre se tienen registrados 19.7 millones de empleos con seguridad social, de los cuales el 86.1% son permanentes y el 13.9% son eventuales.

De enero a septiembre se han perdido 719,250 empleos formales, lo que muestra una lenta recuperación luego de que de marzo a mayo se perdieran más de un millón de puestos de trabajo a causa de la pandemia del coronavirus.

Los sectores donde se vio el mayor aumento de puestos de trabajo son electricidad con 1.2%, servicios sociales y comunales con 0.5% y agropecuario con 0.4%. Las mayores caídas de empleos se han registrado en el sector de servicios a empresas con el -9.5%; construcción con el -8.4%; y el sector de extracción con una pérdida de 6.9% de los puestos.

Por entidad federativa, Tabasco, Baja California y Michoacán son los estados donde se vio la mayor recuperación de empleo formal, con el 2.6%. 1.2% y 0.1%, respectivamente. Por el otro lado, Quintana Roo, Baja California Sur y Puebla son los estados donde se presenta la mayor caída de empleo formal con -23.7%, -9.3% y 7.7%, respectivamente.

La producción industrial de México se desaceleró en agosto frente al mes previo debido a un menor desempeño de la minería y la actividad manufacturera, mientras la economía continúa en su proceso gradual de reapertura tras la emergencia por la pandemia del coronavirus.

El Indicador Mensual de la Actividad Industrial (IMAI) registró un aumento real del 3.3% en el octavo mes del año, de acuerdo con cifras desestacionalizadas publicadas el lunes por el instituto nacional de estadística.

El nivel del indicador marcó un menor ritmo de actividad respecto a julio y junio. En abril, la variable sufrió una contracción histórica debido al cierre parcial de la economía para tratar de contener la propagación del coronavirus.

Por componentes, la construcción creció durante agosto un 11.2%, la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final un 5.7%, y las industrias manufactureras y la minería avanzaron apenas un 0.8% cada uno.

En cifras originales, la actividad industrial sufrió un declive del 9.0% a tasa interanual.

Entre abril y mayo, la mayoría de las actividades productivas y sociales fueron suspendidas en el país, lo que aún mantiene seriamente afectada a la segunda mayor economía de América Latina.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) cambió los beneficios de los clientes de la banca que difirieron el pago de su crédito, como dar un menor plazo para liquidar su deuda.

El 23 de septiembre pasado, la CNBV anunció medidas para la reestructura de créditos por parte de la banca, con el fin de apoyar a las personas que se vieron afectadas por la crisis del Covid-19. Ahora, mediante el oficio P429/2020 -fechado el 8 de octubre- se establece que habrá una reducción en los descuentos que prometieron, así como menores plazos para el pago del crédito.

La CNBV dijo que estos cambios se dieron tomando en cuenta las consultas y comentarios de la Asociación de Bancos de México (ABM) y reiteró que las reestructuras de crédito serán opcionales para los bancos, es decir, la entidad financiera decide si otorga o no estas facilidades.

"Las renovaciones, reestructuras o quitas, deberán quedar debidamente formalizadas dentro de un plazo que vencerá precisamente el 31 de enero de 2021", detalla el documento. En el anuncio de septiembre, se había estipulado que los deudores tendrían hasta septiembre de 2021.

Para los créditos con pagos periódicos -excepto vivienda y microcréditos- se reduce el importe nominal en 25% de lo que se pagaba antes de la reestructura del crédito mientras el crédito se pague en 48 meses, para los que pidan más de 48 meses, el descuento será de 20%.

Los créditos a la vivienda con un plazo menor a 15 años podrán reducir el pago en 25% mientras que los créditos reestructurados a un plazo mayor a 15 años, el descuento del pago periódico será de 15%.

Para los microcréditos, el pago de la mensualidad bajará en 25% si se paga en un periodo de 6 meses mientras que los que superen ese plazo, el descuento será de 20%.

El otorgamiento de estas facilidades solo será para los créditos que se hayan otorgado hasta el 31 de marzo de 2020 y que estén al corriente hasta marzo de este año.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) está cerca de cumplir con su programa de colocación de deuda de este año, y está a la espera de que el Congreso apruebe los montos propuestos para 2021 y que no sea necesario rebasar esos techos.

De acuerdo con la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) 2020, los diputados y senadores aprobaron un techo de endeudamiento de hasta 532,000 millones de pesos (mdp) y 5,300 millones de dólares (mdd).

“Del techo neto autorizado en el Congreso llevamos un avance de 77.2%, quiere decir que en los siguientes meses del año veremos las emisiones en el mercado interno; las de cetes, m bonos, bondes d y udibonos, con eso el programa de endeudamiento local, pero el externo lo terminamos con la última emisión de un bono sustentable el 14 de septiembre”, explicó Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda en comparecencia con diputados para discutir la Ley de Ingresos del siguiente año.

Una vez que el Congreso aprueba los techos de emisión de deuda propuestos por Hacienda, esta secretaría busca fuentes de financiamiento que son tres: emisión de bonos en mercados internacionales, emisión de bonos en el mercado doméstico, y contratación de créditos con organismos financieros internacionales.

“De manera preventiva y tradicionalmente, a inicio de año México emite bonos en dólares y euros, es por una razón estratégica, no sabemos qué puede pasar a lo largo del año, los mercados se pueden cerrar y lo que queremos asegurar que el financiamiento del gobierno esté en la Tesorería”, detalló el funcionario público.

Para 2021, Hacienda propuso una emisión de hasta 700,000 millones de pesos (mdp) y 5,200 millones de dólares (mdd), de acuerdo a la Iniciativa de Ley de Ingresos 2021.

“Lo que estamos pidiendo para 2021 es un monto que nos permita pasar del 54.7% de la deuda como proporción del PIB al 53.7%, proponiendo un balance de requerimientos financieros que nos permita seguir consolidando y estabilizando la agenda de endeudamiento”, explicó el subsecretario de Hacienda.

Hacienda se ha enfocado en reducir el monto de la deuda pública como proporción del PIB, y en no emitir más deuda de la autorizada a finales del año pasado, cuando todavía no llegaba el coronavirus a México.

Para 2020 Hacienda proyecta que la deuda pública como proporción del PIB llegue a 54.7% y para 2021 a 53.7%, el gobierno asevera que este índice es bajo en comparación con otras naciones afectadas por el coronavirus, y que esto representa una ventaja económica y para las finanzas públicas.

No obstante, el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que el nivel de endeudamiento de México en 2020 llegue a 61.3% de su PIB, solo como parte de la caída económica y el tipo de cambio de la deuda en moneda extranjera, y sin contemplar nueva contratación de deuda para atender la emergencia sanitaria.

Para otros países como Brasil su deuda en 2020 subirá a 98.2% del PIB, Chile 32.34%, Colombia 57.7%, Estados Unidos 131.07%, España 113.42%, China 64.9% y Canadá 109.55%, refiere información del Monitor Fiscal del FMI de abril. Esta semana este organismo actualizará estas proyecciones.

El gobierno ha defendido su estrategia de no contratar más deuda, con el objetivo de que su calificación crediticia no sea afectada, pero en tiempos de crisis económica como la que ocurre en el mundo, las agencias calificadoras observan más allá de un balance en las finanzas públicas o un bajo nivel de endeudamiento.

“Lo que importa es si vas a tener las condiciones para generar crecimiento económico para financiar esa nueva carga de deuda que ha acelerado, o bien has puesto en pie medidas que sean creíbles para limitar el aumento de gasto o incrementar los ingresos que hagan sostenible esta nueva tendencia, una de las dos, o una combinación de las dos”, explicó Ariane Ortiz-Bollin, analista senior de Riesgo Soberano en Moody´'s.

Antes de que termine el año, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) pagará 1,659 millones de dólares (mdd) para la compra de vacunas contra Covid-19, lo que al tipo de cambio del día de hoy, 21.1 pesos por dólar, es un monto de 35,153 millones de pesos (mdp).

“Como fue dado a conocer la semana pasada, se hizo un primer pago de 159 mdd, más de 6,000 millones de pesos, y vamos hacer anticipos adicionales por 92 mdd en noviembre y 68 mdd en diciembre”, dijo Arturo Herrera, titular de la SHCP en conferencia de prensa matutina.

El pago para garantizar las vacunas se ha hecho a través de la alianza global COVAX y tres convenios directos con la farmacéutica británica AstraZeneca, la estadounidense Pfizer y la china CanSino Biologics.

De acuerdo con el proyecto de presupuesto para el año 2021, el monto para las vacunas es mayor al presupuesto para el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) que es de 26,573 mdp; y se acerca al de la Secretaría de Turismo que se prevé asea de 38,613 mdp para 2021, es igual al que le corresponde a la Secretaría de Marina por 35,476 mdp. El monto para pago de vacunas representa una cuarta parte del presupuesto para Salud, que suma 145,414 millones de pesos.

Herrera explicó que los pagos se harán contra entrega, “si vemos, en diciembre se podrían vacunar hasta a 2.6 millones de personas, después a 3.5 millones de personas adicionales entre enero y febrero, y 11 millones en marzo, hasta el primer trimestre se tendrían alrededor de 20 millones de personas”, detalló el funcionario.

De acuerdo con cifras del Gobierno de México se espera vacunar a 116.69 millones de ciudadanos contra COVID-19, equivalente a casi toda su población.

Con información de Reuters

La inflación interanual de México se desaceleró ligeramente en septiembre, pero se mantuvo por encima de la meta del Banco de México (Banxico), mientras la mayoría del mercado ve poco probable que la entidad monetaria siga recortando la tasa de interés referencial.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró un alza de 4.01% a tasa interanual hasta el noveno mes del año, comparado con el 4.05% registrado hasta agosto, mostraron el jueves cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Analistas esperaban una inflación del 4.07%, según un sondeo de Reuters.

"#INPC la baja en la variación anual de la inflación no subyacente en septiembre (...) permitió que la inflación general del Índice Nacional de Precios al Consumidor rompiera su tendencia alcista observada a partir de abril", escribió el presidente del INEGI, Julio Santaella, en su cuenta de Twitter.

El Banco de México, que ha recortado la tasa de interés referencial en 400 puntos base, desde agosto del año pasado hasta su nivel actual de un 4.25%, tiene un objetivo permanente de inflación del 3% +/- un punto porcentual.

Su próxima decisión de política monetaria está programada para el 12 de noviembre. Un sondeo de Banxico entre analistas del sector privado publicado recientemente mostró que este año la tasa clave no tendría más recortes.

La inflación en septiembre estuvo asociada principalmente a incrementos en colegiaturas y mercancías no alimenticias.

La inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina productos de alta volatilidad, registró una variación interanual del 3.99%. Sólo en el mes, la inflación repuntó un 0.23%, según el INEGI, mientras que para el indicador subyacente tuvo un avance del 0.32%.