Una desacelerada recuperación y una pandemia creciente hacen que Estados Unidos esté entrando en unos meses "desafiantes", con el potencial despliegue de una vacuna que enfrenta los obstáculos de la producción y distribución masiva antes de que su impacto en la economía sea claro, dijo este lunes el presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell.

"El aumento de nuevos casos de COVID-19, tanto aquí como en el extranjero, es preocupante y podría resultar desafiante para los próximos meses", aseguró Powell en declaraciones preparadas para presentar en una audiencia del Congreso el martes por la mañana.

"Recientes noticias en el frente de las vacunas son muy positivas para el mediano plazo. Por ahora, persisten significantes desafíos e incertidumbres, incluidos el momento, producción y distribución, y la eficacia en diferentes grupos", agregó. "Sigue siendo difícil evaluar el momento y el alcance de las implicaciones económicas de estos desarrollos con cierto grado de confianza".

Los comentarios de Powell son los más detallados hasta ahora sobre cómo la posible llegada de una vacuna podría influenciar la perspectiva de la Fed y la evolución de una recuperación que el jefe del banco central reconoce que se desacelera.

Eso, a su vez, podría formar opiniones sobre cuánto más respaldo fiscal podría necesitarse para ayudar a las familias y empresas a cerrar la brecha entre la recesión actual y la economía después de la pandemia.

La vacunación podría comenzar antes de Navidad, dijo este lunes el secretario de Salud, Alex Azar.

En un testimonio por separado para entregar en la misma audiencia, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, afirmó que la economía ha logrado "progresos notables" al recuperar el terreno perdido debido a la pandemia, y que cualquier nueva ayuda del gobierno debería estar dirigida a "trabajadores y pequeñas empresas que siguen luchando" y no extenderse ampliamente en la economía.

Mnuchin dijo recientemente que la Fed debería cerrar varios programas de préstamos de emergencia y sugirió que los 455,000 millones de dólares (mdd) restantes para dichas líneas sean reasignadas para un programa como ese.

Con la vacuna en el horizonte, algunos analistas dicen que esperan un sólido rebote en la economía en los próximos meses a medida que los estadounidenses sean vacunados y se logre una amplia inmunidad para el coronavirus.

Sin embargo, Powell aseguró que el destino de la economía seguirá dependiendo del éxito de dicho proceso y hasta ese momento se mantendrá el impacto de la pandemia, y afectará particularmente fuerte sobre las mujeres, minorías y los que trabajan en el sector de servicios.

"Es improbable una recuperación económica completa hasta que las personas estén confiadas en que es seguro volver a participar en un amplio rango de actividades", aseguró Powell.

Citibanamex consideró la noche del lunes que la comisión que deben cobrar las Afores por la administración de recursos es de 0.70% para lograr los estándares internacionales en lugar del 0.54% que propone el gobierno federal en la reforma al sistema de pensiones.

"En pláticas que hemos tenido con la autoridad claramente vemos que debemos ir convergiendo a estándares internacionales a cerca de 0.70%; hoy estamos en 0.88%", dijo Manuel Romo, director general de Citibanamex, durante un mensaje con motivo del cierre de año.

El directivo dijo que las comisiones se deben atender con regulación, transparencia y competencia por lo que a propuesta del gobierno de topar las comisiones no es la adecuada.

"Estamos muy comprometidos en continuar invirtiendo en México, continuar invirtiendo en el negocio de las Afores con los 12 millones de Aforehabientes", añadió.

Hasta octubre pasado, Afore Citibanamex administraba recursos por 142,202.4 millones de pesos (mdp), de acuerdo con cifras de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

Manuel Romo destacó que una crisis trae cambios entre los participantes del mercado y el interés de los inversionistas por lo que visualiza ajustes en los participantes no solo de las Afores sino también de la banca.

"Una crisis de este calibre normalmente trae cambios en concentración de mercado y apetito al riesgo; en esa medida vemos que sí va a haber oportunidades de consolidación. No sabes cómo y por dónde va a venir", destacó.

Al cuestionarlo sobre su interés en comprar o vender unidades de negocio, Romo dijo que no han evaluado posibles fusiones o adquisiciones pero que valora las oportunidades que vengan en el futuro.

Con motivo de su mensaje de fin de año, el banco también dio a conocer las cifras preliminares del comportamiento de las compras y ventas durante el Buen Fin que se llevó a cabo del 9 al 20 de noviembre, en donde la facturación aumentó un 80% respecto al 2019 con operaciones por 32,000 millones de pesos con tarjetas de crédito y débito.

La cifra representa un crecimiento del 60% en tarjetas de crédito y 120% en tarjetas de débito.

La economía de Estados Unidos creció un 7.4% en el tercer trimestre del año frente a los tres meses previos, sin cambios respecto al cálculo previo, lo que supone el primer repunte desde el inicio de la pandemia de COVID-19, gracias a la apertura de la actividad ante la bajada de casos en verano, informó este miércoles el Gobierno.

El dato del tercer trimestre, el segundo de las tres estimaciones que hace el Ejecutivo estadounidense, se produce después del desplome del 9% registrado entre abril y junio.

Si se mide la actividad del país a tasa anual, la economía estadounidense creció de julio a septiembre a un ritmo del 33.1%.

"El incremento en el tercer trimestre del PIB reflejó los esfuerzos para reabrir los negocios y retomar las actividades que fueron pospuestas o restringidas por el COVID", explicó el Departamento de Comercio en su informe.

El gasto de los consumidores, que en EU supone dos tercios de la actividad, se disparó 40.6% entre julio y septiembre.

Pese al histórico rebote del trimestre pasado, los economistas señalan que dado el actual repunte de casos en Estados Unidos, el país con más contagios y fallecidos del mundo por la pandemia, se espera que se suavice de nuevo la expansión económica ante la imposición de limitaciones en algunas zonas del país.

La actualización del dato del PIB se conoce después de las elecciones generales del pasado 3 de noviembre, en las que el candidato demócrata, el ex vicepresidente Joe Biden, derrotó al actual presidente, el republicano Donald Trump.

La fiesta está por terminar. O al menos así será para los créditos hipotecarios en México.

Este tipo de financiamiento ha sido el único que ha tenido un crecimiento sostenido durante la pandemia, con repuntes de hasta doble dígito. Sin embargo, el debilitamiento del empleo formal por la pandemia del coronavirus terminará dañando su desempeño en 2021.

"En un año o año y medio posiblemente veamos una debilidad del crédito hipotecario por la debilidad que esta crisis ha tenido en el mercado laboral", dijo Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA México.

Hasta abril pasado, el crédito hipotecario tenía un crecimiento de 10.3% mientras que el financiamiento al consumo ya marcaba una pronunciada desaceleración con un 0.7%. Hasta septiembre, el crédito hipotecario tenía un crecimiento nominal de 9.4% mientras que el crédito al consumo registró una caída de 6.7%.

Tanto el crédito al consumo como el crédito a la vivienda están estrechamente relacionados con la creación de empleo formal, por lo que BBVA México espera que ante la destrucción de puestos de trabajo que se registró por la pandemia, tendrá un efecto rezagado en la colocación de crédito hipotecario.

El crédito a la vivienda representa el 19% de los créditos de los bancos en el país, de acuerdo con el reporte del banco de origen español.

"Como hay que demostrar cierta antigüedad; lo que vamos a ver es el efecto de toda la perdida de empleo de este año y conforme se vaya a recuperando, se va a ver año y medio después", destacó Serrano.

BBVA México destacó que la desaceleración en el empleo formal suele afectar al crédito a la vivienda con un rezago de entre seis y ocho trimestres. Además, el banco espera que el empleo formal se recuperará hasta el 2022 o 2023.

Otra de las razones por las que el gremio bancario considera que el crédito hipotecario ha tenido un mejor desempeño es la oferta de algunos bancos con bajas tasa de interés, incluso en niveles históricos.

Santander y HSBC lanzaron recientemente una promoción para el traspaso de crédito a niveles de 7.75%, BBVA México tiene las tasas en niveles desde 7.9% y Banorte tiene ofretas de 8%.

El martes, el INEGI informó que de los 12 millones de mexicanos que salieron de la Población Económicamente Activa (PEA) en abril, se han incorporado 10.2 millones en octubre.

“En términos generales los resultados del levantamiento de la ENOEN de octubre de 2020 muestran una mayor recuperación de la ocupación y el empleo que la observada en septiembre, debido principalmente a la reactivación gradual de los negocios y empresas en actividades económicas no esenciales”, informó el Instituto.

La cuenta corriente de México, que contabiliza todos los flujos del país con el exterior, registró durante el tercer trimestre del año un superávit histórico de 17,498 millones de dólares (mdd), informó este miércoles el banco central.

El superávit representó un 6.9% del Producto Interno Bruto (PIB) de la segunda mayor economía de América Latina, cifra que contrasta con el déficit de un 0.1% del tercer trimestre de 2019.

El principal rubro que influyó en la cuenta fue el aumento de la balanza comercial de mercancías no petroleras, bajo un escenario en el que las exportaciones cayeron un 4.5% a tasa anual, mientras que las importaciones se hundieron casi un 20%, según las cifras oficiales.

La entrada de más remesas y una reducción en la balanza petrolera también contribuyó al superávit total, aunque en menor medida, explicó el Banco de México (Banxico).

"La economía global está aún lejos de alcanzar los niveles de actividad previos a la pandemia y existe el riesgo de que la recuperación se vea obstaculizada por nuevas medidas de confinamiento", dijo Banxico en su informe.

"En este complejo entorno, la cuenta corriente de México registró el mayor saldo superavitario desde que se tiene registro", agregó.

La economía mexicana se desplomó durante el segundo trimestre de 2020 afectado por la pandemia de coronavirus y profundizó una recesión que inició desde finales del año pasado. Para el cierre del año se prevé una contracción de poco más de un 9%.

El reporte de Banxico también mostró una caída interanual de casi 44% en la inversión extranjera directa (IED) durante el tercer trimestre, además de un flujo negativo en la inversión de cartera, afectada por los choques financieros causados por la pandemia.

¿Por qué la economía mexicana no crece como debería? Las razones no tienen nada que ver con el coronavirus: de hecho, los expertos esperan que, cuando por fin pase la crisis, el PIB suba entre 2% y 3% para los años 2022 y 2023, es decir, a tasas que desde mitades del sexenio pasado han sido insuficientes para dinamizar la generación de empleos y erradicar la pobreza y la informalidad. Los motivos de este 'estancamiento' son la poca inversión pública, los menores ingresos petroleros, la depreciación del peso frente al dólar y los recortes al presupuesto de los gobiernos, que no están estimulando la economía.

En el corto plazo, sin embargo, el COVID-19 sí es el principal freno a la actividad. Para finales de 2020, la calificadora de crédito HR Ratings prevé que la economía decrezca un -8.8%, y para 2021 se recupere 4.6%.

“Un crecimiento de alrededor de 4% posterior a una caída tan fuerte no es muy alentador; sin embargo, la percepción de una tasa de crecimiento superior a 4% en general es positiva, pero esto es equívoco. De hecho, nuestro pronóstico implica un crecimiento mensual promedio de la actividad económica de 0.18%, lo que resulta en que, para el cuarto trimestre de 2021, el PIB apenas se ubique en 2.4% anual por encima del cuarto trimestre del cuarto trimestre de 2020”, refirió la calificadora de riesgo en un análisis.

De acuerdo con Félix Boni, director de Análisis en HR Ratings, los niveles previos a la pandemia, después de un crecimiento de 12% en el tercer trimestre de 2020, regresarán entre finales de 2022 e inicios de 2023, un escenario no muy alentador, considerando que previo a la pandemia, la economía venía creciendo a ritmo moderado desde mitad del sexenio pasado, e incluso registró caídas en 2019.

“Es fácil tener una recuperación inicial cuando estás muy bajo, la cuestión es cuánto tiempo va a durar esa tasa de recuperación”, dijo Boni.

¿Cómo le irá a México con Biden en la Casa Blanca?

 “Estaba repartiendo un poco en mis pronósticos la recuperación entre 2021 y 2022, pero si esto se acelera estaríamos viendo menor crecimiento en 2022 a lo más cercano a la historia que teníamos antes del COVID-19”, refirió por su parte Marco Oviedo, jefe de Research para América Latina de Barclays.

Oviedo indicó que los ritmos del crecimiento de México previos al COVID-19 se esperan considerando el efecto AMLO o el del aeropuerto que detonó la desconfianza para la inversión (lo cual quedará a prueba pasando parte de la recuperación de COVID-19 en 2021), también el hecho de que la inversión pública ha sido muy baja, y el sector petrolero ha venido cayendo.

Para 2022, la Encuesta de Expectativas del Sector Privado del Banco de México refiere una proyección promedio para la economía de 2.3% anual, nivel cercano al 2.63% registrado en 2016 y al 2.11% registrado en 2017.

“La economía ya estaba cayendo antes desde el cuarto trimestre de 2019. México tiene problemas estructurales, uno de ellos fue en la primera mitad de la administración de Enrique Peña Nieto cuando los ingresos petroleros cayeron, esta fuente de recursos se secó y para reponer el gobierno ajustó procesos para aumentar su recaudación por cobro de impuestos; recibes menos dinero del extranjero y para compensar sacas más dinero de tu economía”, comentó el directivo de HR Ratings.

Para las finanzas públicas esto fue una decisión correcta, pero sí afectó el crecimiento en la segunda parte de la administración de Peña Nieto, el cambio de tendencia en el petróleo provocó depreciación del peso, y por ende en la inflación, y ésta en la necesidad de subir la tasa de referencia de interés, hasta ahora el gobierno está muy restringido por esos problemas y el nivel de deuda, además de que actualmente la inflación subyacente no cede, explicó Boni.

En 2014 los ingresos petroleros generaban el 30.7 de todos los ingresos presupuestarios, en 2015 bajó a 19.8%, en 2019 representó el 17.7%, detallan cifras de Hacienda.

Cuando cayeron los precios del petróleo, el gobierno inició con una serie de recortes al presupuesto, el primero fue en 2015 dado a conocer por el entonces secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y en el que se cancelaron los proyectos del Tren Transpeninsular y el tren México-Querétaro. Desde 2015 y hasta la fecha, la administración federal anuncia recortes al presupuesto público cada año.

Pese al cambio de gobierno en 2018, esta política de austeridad ha evolucionado hasta convertirse en la “pobreza franciscana” lo que ha afectado principalmente al gasto público para el desarrollo de infraestructura, y que es clave para incentivar la inversión privada y dinamizar la generación de empleos.

Cifras de la secretaría de Hacienda detallan que el gasto de inversión en 2017 y 2018 fue el más bajo desde 2007 con respecto al PIB; al registrar 2.8% del PIB en ambos años, en 2019 este nivel fue menor al representar 2.3% del PIB nacional.