La inflación interanual de México se aceleró hasta enero a su mayor nivel desde mediados del año pasado debido a incrementos de precios en algunos alimentos agropecuarios y el tabaco en parte por la actualización de algunos impuestos.

 

El índice nacional de precios al consumidor se ubicó en un 3.24% a tasa interanual en el primer mes del año, casi en línea con la estimación proyectada en un sondeo de Reuters y por arriba del 2.83% registrado hasta diciembre, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, INEGI.

Se trata del mayor registro de la inflación mensual a tasa interanual desde el 3.78% de julio de 2019. El objetivo de inflación de Banco de México (Banxico) es del 3%.

La aceleración estuvo asociada a incrementos sobre todo en jitomate, tomate verde y cigarrillos.

La inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina productos de alta volatilidad, registró una variación a tasa anual de 3.73%.

Sólo en enero, la inflación repuntó un 0.48%, según el INEGI, mientras que para el indicador subyacente tuvo un avance del 0.33%.

El Banco de México recortó en diciembre por cuarta ocasión seguida la tasa clave, a un 7.25%, advirtiendo que persisten riesgos para la inflación. Su próximo aviso de política monetaria será el 13 de febrero.