Tener un presupuesto para saber en qué se gasta y cuánto se puede ahorrar es fundamental para lograr una mejor administración en las semana, quincena o al mes y con ello evitar comprometer la estabilidad económica personal y familiar.

Para ello, es necesario tener una hoja de ruta trazada, lo cual aplica para todos los aspectos de la vida y la administración de las finanzas personales no es la excepción, pues el cometido es que el dinero rinda, indicó Grupo Principal.

Señaló en un reporte que el presupuesto ayudará a identificar gastos fijos como son renta, agua, luz y teléfono y dará una idea muy clara de cuánto queda para solventar salidas al cine, cena o un plan de diversión.

Dentro de la administración del sueldo, el pago de deudas debe ser prioridad para liquidarlas cuánto antes, y si bien al principio puede ser una tarea difícil, las recompensas son elevadas y una de ellas es evitar el pago de intereses y que la deuda sea costosa e impagable.

El uso de la tarjeta de crédito no debe ser satanizado, ya que se debe utilizar con responsabilidad, al gastar solo lo que se tiene presupuestado, pero uno de los errores más comunes es gastar lo que no se tiene y usar el plástico como una extensión de los ingresos. 

Para tener finanzas sanas hay que optar por un plan de austeridad; una lista de gastos ayudará a tener control de las finanzas; el punto de ahorro es clave, y si bien, al menos habría que destinar 10 por ciento del sueldo al ahorro, expertos en finanzas personales dicen que este rubro debe ser de 30 por ciento de los ingresos.