El aumento del 3 al 5 por ciento del impuesto al hospedaje en la Ciudad de México a las aplicaciones de alojamiento constituye un golpe al turismo, aseguró este jueves Airbnb, una de las empresas con mayor presencia en la capital.

En un comunicado la firma californiana indicó que la propuesta del Congreso capitalino más que beneficiar las arcas públicas, ocasionaría un aumento en el costo de los turistas, quienes son los responsables de pagar ese gravamen.

“Más que representar un beneficio para la ciudad, puede generar un golpe negativo al turismo, ya que es un impuesto pagado por los turistas, los cuales verán un incremento en los costos comparado con otras ciudades del país y otros destinos internacionales”, aseguró Airbnb en el documento.

La capital mexicana fue la primera entidad en el país en donde Airbnb comenzó la recaudación del impuesto al hospedaje, que significa el 3 por ciento de la tarifa por día de alojamiento.

De junio de 2017 a octubre, la plataforma recaudó y transfirió al gobierno 90.3 millones de pesos por las reservaciones de los usuarios realizadas en la plataforma digital.

Además de afectar al turismo, el aumento propuesto el 27 de noviembre -y que está contemplado en el Paquete Económico de la Ciudad de México- tendrá un impacto en los anfitriones, ciudadanos que deciden rentar su departamento o una habitación para obtener un ingreso adicional.

“Este impuesto también afectará a la diversificación y al desarrollo económico a través del turismo en alcaldías que hoy no cuentan con una infraestructura hotelera, en donde gracias a las rentas a corto plazo y a sus costos, reciben turistas que generan una derrama económica local”, detalló la firma que concentra alrededor del 90 por ciento del mercado de rentas de corto plazo en el país.