El encierro y el aislamiento al que se están enfrentando millones de personas en todo el mundo, los ha llevado a buscar herramientas de trabajo digitales así como opciones de entretenimiento como aplicaciones en diversas plataformas digitales. Es así como el mercado de estas últimas, ha tenido un importante dinamismo en las últimas semanas.

En general las instalaciones y el uso de las aplicaciones en México aumentaron desde la semana del 10 de marzo, sin embargo, la incertidumbre económica provocó al mismo tiempo una caída del 25% en los ingresos de las apps, aunque en la semana del 2 de abril se registró una recuperación con una subida del 17% en los ingresos.

La firma de análisis AppsFlyer detectó que en el país, el comportamiento de este mercado ha tenido un crecimiento ocasionado por el aislamiento de las personas que las ha llevado a buscar otras opciones de entretenimiento.

“Junto con los muchos desafíos que nos presenta la pandemia, podría haber grandes oportunidades para las aplicaciones en una serie de verticales, a medida que los consumidores exploran el uso de sus teléfonos móviles y aplicaciones de manera diferente para adaptarse a una nueva realidad”, dice Guilherme Basani, director regional para México y Centroamérica de AppsFlyer.

Apps de juego


La consultora destaca que las aplicaciones que registraron un incremento en las instalaciones no orgánicas durante las últimas semanas son Juegos Casuales (59%),  Juegos Midcore (67%) y Juegos Hardcore (40%).

Los ingresos de los Juegos Midcore crecieron significativamente 30% en la semana del 2 de abril, mientras que los Juegos Casuales lograron un 10% más.

En su reporte “The Coronavirus on App Installs and Marketing Budget” que realizó para los mercados de China, Italia, Corea del Sur, España y Alemania, también presentó algunas ideas iniciales para mercados en México, Estados Unidos y Reino Unido.

Apps Health & Fitness

Por su parte las aplicaciones deportivas y de salud (categoría Health & Fitness) ha tenido un impulso importante en adquisición de usuarios. Estas registraron un salto del 260% en las instalaciones no orgánicas entre el 10 y 23 de marzo, con un notable aumento del 92% en sus ingresos.

Durante marzo, las aplicaciones de productividad, muchas desarrolladas por empresas como Google, Apple y Microsoft, tuvieron un crecimiento del 215% en instalaciones diarias no orgánicas entre el 7 y el 12 de marzo; las instalaciones orgánicas comenzaron a mostrar una tendencia positiva el 15 de marzo y aumentaron cerca de 240% para el 20 de marzo.

El secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard informó que un segundo vuelo viajará a China para traer más equipo médico e insumos con el fin de atender las necesidades del sector salud en México ante el COVID-19.

“Iniciamos un despliegue internacional relevante, con el propósito, como refuerzo de equipamiento que tenemos en México para la pandemia”, dijo el canciller aunque no especificó cuántas unidades se compraron a China ni cuál es su costo.

“Aparte, en todos los países del mundo, como dice la experiencia, se necesita tener más material de protección a los trabajadores de la salud”, comentó durante la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional.

El funcionario detalló que el cargamento de material médico de protección que arribó el martes al país, procedente de Shangái, donde participó la aerolínea Aeroméxico, tuvo un costo de más de 56 millones de dólares, donde se privilegió la adquisición de 11,500 mascarillas KN95 GB2626-2006.

Este es un estándar de fabricación de ese país que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) avaló para aplicar en México.

De igual forma se adquirieron 550,000 guantes de examinación y 16,174 mascarillas quirúrgicas. La empresa designada por China para atender la demanda de insumos por parte de México fue MEHECO.

Marcelo Ebrard agradeció a los gobiernos de países como China y Dinamarca, donde se ha podido adquirir equipo médico para hacer frente a la pandemia del coronavirus.

La falta de transparencia metió en problemas innecesarios a varias empresas por sus decisiones ante la crisis por la pandemia de coronavirus.

Si bien se trata de un momento especialmente sensible en que la toma de decisiones se ve presionada por una inminente crisis económica, en parte debida a las medidas de distanciamiento social y las restricciones de actividades económicas y viajes, las empresas necesitan también mantener activa una estrategia de manejo de crisis para evitar salir más afectadas por una falla en la comunicación.

Casos como las cafeterías y restaurantes que mandarían a sus empleados a descansar sin goce de sueldo, o los gimnasios que se desentenderían de sus instructores o hasta aerolíneas que exigieron a sus empleados a pedir licencia por la reducción de vuelos fueron casos que ponen riesgo la reputación de las marcas y que incluso podrían ahuyentarles clientes.

De acuerdo con RepTrak, una reputación pobre reduce la voluntad de compra de los clientes hasta 9%, desde un 76% cuando la imagen pública de la marca es positiva.

Para reducir el riesgo de estos sucesos, conviene que las empresas tengan a mano una estrategia de manejo de crisis, y quizás un paso antes, se conduzcan siempre con transparencia, explicaron a Forbes especialistas en crisis y responsabilidad social empresarial.

“Este escenario es una situación bastante compleja, sin precedentes a nivel global. (…) Lo primero que tenemos que plantear las organizaciones: la reputación empieza en casa, que los planes sean completamente congruentes de lo que digo que hago afuera, lo hago adentro con mis colaboradores, quienes son los primeros que marcan la pauta de la reputación de una empresa”, apuntó Pilar Torres Ospina, directora de Crisis y Riesgos de Llorente y Cuenca.

El hecho de que sea una crisis tan amplia en cuanto a geografía hace comprensible que haya errores, como lo han mostrado compañías que tras ventilarse sus decisiones, fueron el objeto de críticas y amenazas por parte de cientos de consumidores y potenciales clientes, e incluso críticas del presidente de México.

En el mismo sentido, Martha Elizalde, académica de la Universidad Anáhuac, reiteró que los mensajes que emitan las empresas deben ser congruentes con sus sistemas de valores y deben observar principios básicos de la comunicación.

“Lo que no se comunica, no se hace; es muy importante que se comunique sin caer en prácticas negativas de la comunicación, que serían la falta de transparencia, la no fundamentación, la no validez de las fuentes“, expuso.

En ese sentido, las fallas en que incurrieron estas compañías fue no ser transparentes ni abrir el diálogo, a la postre fueron destacadas o exhibidas por sus colaboradores, ya por redes sociales o por consulta directa a los propios empleados.

Para evitar este tipo de yerros, la recomendación de las especialistas fue fortalecer el diálogo con sus colaboradores y  abrir los canales de comunicación.

“Hoy la comunicación en una crisis así tiene 3 claves: ser empático, humanizarla y decir la verdad. Esto fomenta un diálogo abierto y transparente. Es muy fácil que un colaborador le tome una foto y la lleve a redes. Al final del día, no está mal que una empresa tome ciertas medidas, la clave está en la forma y en el fondo de cómo digamos las cosas y que le expliquemos a la gente.

“No nada más se trata de emitir un comunicado, se trata de tener pláticas con ellos, fomentar un diálogo, preguntas y respuestas, y de cuestionamientos. Eso apuntala a un buen clima organizacional”, comentó Torres Ospina.

A diferencia de la parálisis gubernamental y la confusión causada por la pandemia, las empresas farmacéuticas y biotecnológicas de todo el mundo se esfuerzan para detener al Covid-19.

En septiembre pasado, Gallup (compañía de análisis) lanzó una encuesta a los estadounidenses sobre las empresas, clasificando 25 sectores diferentes con estándares de muy positivo a negativo. La industria farmacéutica quedó en el último lugar, más baja que en cualquier otro momento, desde que Gallup comenzó el sondeo en 2001.

“Nos encontramos debajo del Congreso, de los banqueros e incluso del tabaco”, se lamentó Ken Frazier, director ejecutivo de Merck, el gigante de las medicinas.

¿Qué diferencia hace una pandemia global?

Actualmente el mundo depende de la industria farmacéutica a no solo par salvar vidas, sino también economías. En este momento, las compañías farmacéuticas y nuevas empresas de biotecnología, desde San Francisco y Boston hasta Tianjin, Tokio y Galilea, están llevando a cabo una batalla de múltiples frentes, contra el nuevo coronavirus, acto similar al asalto marítimo, terrestre y aéreo realizado por los aliados contra la Alemania nazi en Alemania, durante la Segunda Guerra Mundial.

De acuerdo con un análisis realizado por Umer Raffat, director del banco de inversión Evercore ISI, se están desarrollando al menos 267 remedios diferentes para el COVID-19 en desarrollo, con la adición de más tratamientos experimentales que salen casi a diario. Esto incluye probar los medicamentos ya disponibles pero diseñados para otras dolencias, nuevas terapias experimentales y vacunas que se están desarrollando desde cero.

El ataque contra el coronavirus viene de todos lados. Existen vacunas basadas en péptidos sintéticos que consisten en dos o más aminoácidos unidos, creados en un laboratorio para inmunizar contra el virus; se han creado las vacunas de ácido nucleico genéticamente modificadas, a partir de secuencias de ADN o ARN del patógeno; medicamentos antivirales, similares a Tamiflu. Además se han presentado nuevos remedios que usan medicamentos existentes para la artritis, con el fin de mantener estable el sistema inmunitario, que a veces mata a los pacientes sin darse cuenta, ya que libera su fuerza sobre COVID-19. Subyacente a la multitud de esfuerzos en curso, está la realidad de que la mayoría de medicinas en desarrollo finalmente no tienen éxito.

“Muchas compañías hacen lo racional: prueban terapias que ya están en proceso y que tienen un mecanismo de acción plausible. Necesitamos llevar los medicamentos a los ensayos clínicos rápidamente para que aprender y duplicar los resultados prometedores y seguir con los ganadores “, dice Vivek Ramaswamy, CEO de Roivant Sciences, una firma de desarrollo de medicamentos.

En Japón, el favipiravir antiviral, también conocido como Avigan, se ha probado en pacientes chinos con coronavirus. Aquellos que recibieron el medicamento dieron negativo para el virus, luego de cuatro días, en comparación con los 11 días para el grupo de control.

Ramaswamy comenta que es difícil tener una estrategia nacional para el coronavirus, basado en una vacuna que proporcione inmunidad al Covid-19 porque tomará más de un año, tener algo listo para usarlo a escala nacional. Sin embargo, si hay latencia y el virus se convierte en un problema cotidiano, similar a la gripe estacional, las vacunas serán indispensables.

La unidad de vacunas de Sanofi se asoció con la Autoridad para el Desarrollo e Investigación Biomédica Avanzada de Estados Unidos (BARDA), aprovechando el trabajo realizado en una vacuna contra el SARS y su programa de dosis recombinante. Sin embargo, Sanofi no espera ensayos en pacientes durante el próximo año y medio.

Desde enero, Johnson & Johnson se encuentra trabajando en las vacunas para el Covid-19. A finales de marzo, anunció que su unidad Janssen impulsaría una asociación de 1,000 millones de dólares (mdd) con el gobierno federal, para suministrar rápidamente más de mil millones de dosis. J&J anuncia que para septiembre, su vacuna debería aplicar ensayos en humanos y que los primeros lotes podrían usarse a principios de 2021 para trabajadores médicos de primera línea.

La firma de biotecnología, Moderna Therapeutics, también firmó un acuerdo de asociación con BARDA del gobierno federal. Afirma que podría acortar el tiempo de desarrollo relativamente largo para una vacuna. Al igual que el ébola y el sarampión, el Covid-19 es un virus de ARN, lo que significa que no tiene ADN, sino que utiliza las células del huésped para replicarse.

Moderna se especializa en el desarrollo de medicamentos basados en ARN. En este caso, está intentando dar al ARN mensajero, la maquinaria celular para producir proteínas que generen una respuesta inmune en el cuerpo, creando anticuerpos que podrían proteger contra el virus. A mediados de marzo, Moderna comenzó a probar su vacuna basada en ARN, en dosis bajas en personas que viven en Seattle.

El multimillonario CEO de Moderna, Stephané Bancel, anunció que la vacuna de su compañía podría estar disponible para los trabajadores médicos para el otoño. Bancel está tan ansioso por acelerar el proceso y confía en la vacuna de Moderna, por lo que la compañía ya está recurriendo a fondos corporativos para preparar materiales, con el fin de llevar a cabo los ensayos clínicos en etapas posteriores, a pesar de que no ha superado su primer obstáculo.

La cuestión con el enfoque del ARN mensajero es que inicialmente se diseñó para usarse en situaciones más específicas y de pequeña escala, como el cáncer y enfermedades raras, en lugar de infecciosas. De hecho, una vacuna de ARN nunca ha sido aprobada por la FDA. Si la vacuna de Moderna es efectiva, fabricar suficiente ARN para proporcionar inmunidad a cientos de millones podría ser un desafío. Aún así, Bancel insiste en que Moderna podría producir millones de dosis para el otoño.

A mediados de marzo, la vacuna Covid-19 basada en ARN de Moderna, mRNA-1273, se inyectó por primera vez en Jennifer Haller, ciudadana de Seattle. Su hijo recibirá una segunda dosis, sin embargo, los resultados completos del ensayo no estarán disponibles por más de un año.

Kolchinsky no espera vacunas a gran escala hasta la primera mitad de 2021. Como resultado, piensa que todos los establecimientos que dependen de la reunión pública deberían permanecer cerrados, hasta entonces, desde restaurantes y eventos deportivos, hasta subterráneos y tal vez incluso escuelas.

Otro frente importante y quizás más apremiante en la guerra contra el Covid-19 es la terapéutica porque promete tener un impacto inmediato en las personas que actualmente están afectadas por el virus, así como reducir el impacto de una segunda ola esperada de la pandemia. El ex comisionado de la FDA, Scott Gottlieb, insta al gobierno federal a establecer asociaciones sólidas con empresas que trabajan en terapéutica, tal como lo ha hecho con los fabricantes de vacunas.

Kolchinsky explica que es demasiado pronto para saber cuál de las muchas terapias probadas funcionará, sin embargo, espera que surjan combinaciones de medicamentos. Agrega que algunos podrían estar disponibles en otoño para tratar los casos más graves y también que los médicos podrían alterar el uso de los medicamentos disponibles, como el remedio antipalúdico cloroquina o hidroxicloroquina, que se usan a medida que se obtienen nuevos datos sobre su eficacia. La hidroxicloroquina ya se emplea en algunos hospitales en combinación con el antibiótico azitromicina, a menudo utilizado para infecciones bacterianas como la faringitis estreptocócica y la bronquitis.

Kolchinsky dice que la atención prestada a los medicamentos contra la malaria está garantizada porque han demostrado cierta eficacia en el trabajo preclínico in vitro. Hasta ahora, los primeros estudios en personas han sido mixtos, pero parece que pueden funcionar mejor si alguien infectado con Sars-CoV-2 lo recibe de forma temprana en el tratamiento, de la misma manera que se administra Tamiflu.

El problema es que el coronavirus puede tener síntomas leves que a menudo se ignoran hasta que de repente empeora. Los medicamentos antipalúdicos, como la hidroxicloroquina, requieren receta médica, por lo que al momento que un médico los indique, su eficacia contra el Covid-19 podría disminuir.

En Japón, el favipiravir antiviral de la filial de Fujifilm Holding, Toyama Chemical, también conocido como Avigan, se muestra prometedor para reducir la gravedad y la duración del coronavirus. En una prueba limitada de pacientes en China, aquellos tratados con favipiravir, que fue aprobado como antiviral para su uso en Japón en 2014, dieron negativo para el virus luego de cuatro días, en comparación con los 11 días que tardó el grupo de control en recuperarse.

El remdesivir antiviral de Gilead ha mostrado una promesa preclínica, sin embargo, debe administrarse de forma temprana e intravenosamente. La preocupación es que las personas infectadas con Sars-CoV-2 podrían recibirlo demasiado tarde. Para este mes se esperan los resultados de algunos ensayos clínicos de remdesivir.

David Witzke, socio co-gerente de Avidity Partners (firma de fondos de cobertura de biotecnología y atención médica) señala que los medicamentos para la artritis reumatoide que inhiben la proteína proinflamatoria conocida como citocina IL-6 son potencialmente prometedores para los pacientes con Covid-19.

Estos medicamentos podrían ser efectivos para reducir el riesgo de una tormenta de citoquinas del sistema inmunitario del cuerpo (las citocinas son moléculas que indican a las células que marquen una respuesta inmune). En algunos casos de Covid-19, particularmente en pacientes más jóvenes, las moléculas hacen que el sistema inmune no solo venza al virus sino que ataque a órganos como los pulmones e hígado, causando fallas y finalmente la muerte. Sanofi y Kevzara de Regeneron están trabajando en un tratamiento terapéutico diseñado para prevenir tales tormentas de citoquinas.

Otro conjunto de remedios conocidos como inhibidores de JAK reducen los anticuerpos contra IL-6 y también atacan a una gran cantidad de otras citocinas proinflamatorias. Jakafi y barticinib son dos fármacos para la artritis desarrollados por la firma de biotecnología de Delaware Incyte y el gigante farmacéutico Eli Lilly.

Sin embargo, los inhibidores de JAK son más riesgosos porque ofrecen un ataque amplio, similar al disparar una escopeta en lugar de un rifle, pero también podrían disminuir el riesgo de una tormenta de citoquinas. Los datos sobre la efectividad del inhibidor JAK en pacientes con Covid-19 deberían publicarse en verano. El Gimsilumab de Roivant se dirige a otra citocina, GM-CSF, que causa dificultad respiratoria grave para los pacientes con coronavirus en China que requieren cuidados intensivos.

Otro semillero para las curas del coronavirus son los anticuerpos monoclonales, que son que se unen a las proteínas de pico de Covid-19 y finalmente lo neutralizan. Los anticuerpos monoclonales se pueden “clonar” del plasma sanguíneo y Regeneron es líder en este esfuerzo. Actualmente ha clonado anticuerpos de la sangre de ratones, que han sido infectados y recuperados de la enfermedad.

Si el nuevo tratamiento de Regeneron resulta efectivo en los ensayos clínicos, podría estar disponible para el otoño. Esto cambiaría las reglas del juego porque los anticuerpos monoclonales pueden usarse tanto como una cura para pacientes infectados, como para un tipo de vacuna.

Dependiendo de la vida media del anticuerpo monoclonal, una persona podría tener protección hasta por un mes, lo que podría ser muy útil para aquellos con un miembro de la familia que ha contraído una infección. Regeneron, que ha seleccionando dos anticuerpos para su tratamiento de cóctel  para el Covid-19 y sigue el libro de jugadas que funcionó para combatir la epidemia de ébola en el Congo.

“Regeneron es una de las mejores compañías de ingeniería de proteínas del mundo y tienen uno o más anticuerpos monoclonales. Lo que es muy alentador es que el virus no parece estar mutando en gran medida“, dice Witzke.

Eli Lilly and Vir Biotechnology de San Francisco, también utilizan anticuerpos monoclonales para crear su cura, sin embargo, cosechan anticuerpos de pacientes humanos que han sobrevivido al Covid-19. Estos anticuerpos producidos naturalmente contra el virus se están transformando en un remedio que las compañías esperan producir en masa. Vir anticipa que los ensayos en humanos podrían comenzar dentro de tres a cinco meses.

En cierto modo, Eli Lilly and Vir Biotechnology dan un giro moderno al tratamiento que ha existido durante más de un siglo, utilizando plasma y anticuerpos de pacientes que se han recuperado de la infección viral, para posteriormente administrarlo los recién infectados con el virus. Recordemos que en la década de 1890 se usó plasma convaleciente para el tratamiento efectivo contra la difteria y la escarlatina en 1920. Lo que las compañías farmacéuticas como Vir y Eli Lilly están haciendo hoy es mucho más específico porque sus investigadores seleccionan el anticuerpo específico.

Mientras tanto, los centros de donación de sangre de EU intensifican los esfuerzos para recolectar plasma de pacientes con coronavirus recuperados a la antigua usanza, mientras que la eficacia de tales esfuerzos aún se estudia.

“Si fuera paciente, me interesaría; es una forma rápida de obtener anticuerpos de los sobrevivientes y se puede hacer de inmediato. Además prefiero tener un enfoque más específico como lo hace Regeneron, pero estás en una situación grave recurriría al plasma de forma inmediata”, finaliza Witzke.

Las secuelas económicas del coronavirus (Covid-19) serán las peores desde la Gran Depresión; de hecho, 170 países registrarán en 2020 un crecimiento negativo del ingreso per cápita, anticipó la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva.

En un discurso dado a conocer, señaló que hace tan sólo tres meses esperaban un crecimiento positivo del ingreso per cápita en más de 160 de las naciones integrantes a la organización, miembros, pero ese número ha dado un giro de 180 grados.

“Aún nos enfrentamos a una incertidumbre excepcional sobre la profundidad y duración de esta crisis… Lo que ya está claro, sin embargo, es que el crecimiento mundial se tornará marcadamente negativo en 2020, como verán en nuestras Perspectivas de la economía mundial la próxima semana. De hecho, anticipamos las peores secuelas económicas desde la Gran Depresión”, afirmó.

La directora del FMI precisó que estas desalentadoras perspectivas conciernen tanto a las economías avanzadas, como a las economías en desarrollo. Esta crisis no conoce fronteras. Ha afectado a todo el mundo.

Y es que, explicó, debido a las necesarias medidas de contención adoptadas para frenar la propagación del virus, la economía mundial se está viendo gravemente afectada, sobre todo en el comercio minorista, la hostelería, el transporte y el turismo.

Además, Kristalina Georgieva comentó que, en la mayoría de los países, la mayor parte de los trabajadores son autónomos o están empleados por pequeñas y medianas empresas, los cuales están especialmente expuestos.

La directora gerente del organismo internacional detalló que al igual que la crisis sanitaria afecta más duramente a la población vulnerable, se prevé que la crisis económica afecte con mayor dureza a los países más vulnerables.

“Los países de mercados emergentes y de bajo ingreso —en África, América Latina y gran parte de Asia— enfrentan un alto riesgo. Dado que sus sistemas sanitarios son más débiles para empezar, muchos se enfrentan al terrible desafío de luchar contra el virus en ciudades densamente pobladas y barriadas asoladas por la pobreza, donde el distanciamiento social difícilmente es una opción”.

En este sentido, expuso que con menos recursos para empezar, están gravemente expuestos a los shocks de demanda y de oferta, y al drástico endurecimiento de las condiciones financieras que se están produciendo, y algunos pueden enfrentar una carga de la deuda insostenible.

También, agregó, están expuestos a una gran presión externa, de hecho, los últimos dos meses, han salido de los mercados emergentes aproximadamente 100 mil millones de dólares de inversiones de cartera,

“No cabe duda de que 2020 será extraordinariamente difícil. Si la pandemia se disipa en el segundo semestre del año —lo que permitiría un levantamiento gradual de las medidas de contención y la reapertura de la economía— nuestra hipótesis de base es que se producirá una recuperación parcial en 2021”.

La solución somos todos y no medidas unilaterales, dijo el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP) en respuesta al plan que presentó el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.  

Todos somos México”, señaló la presidenta del instituto, Diamantina Perales. Afirmó que duele el difícil reto que estamos enfrentando, sin embargo, dijo no entender la falta de voluntad de escuchar a todos los sectores.
 
Lamentó que hayan quedado propuestas que no se atendieron y que se hicieron ante diversas instancias, como por ejemplo la solicitud de una prórroga o ampliación del plazo para la presentación de declaración anual para empresas y personas físicas que no es lo mismo que una condonación de impuestos.
 
También se hizo una petición para el diferimiento de pago de las cuotas obrero-patronales sin repercusión de accesorios legales, como recargos y multas administrativas que impiden la operatividad de las empresas.
 
Así como otras que pueden proceder como la cancelación de los sellos digitales, que pueden perjudicar la reactivación de la economía y a los empleos.
 
Puso de relieve que México es más que posturas políticas irreconciliables, ya que es un país en donde la sociedad civil ha sido ejemplo en el mundo de unidad y solidaridad, ante contingencias como está en el pasado.
 
La división por intereses, no sirve a nadie, afirmó al tiempo que reconoció que habrá propuestas que no serán viables en estos momentos, pero mediante el diálogo se llegarán a acuerdos, manifestó.